Arquitectura romántica



El neoclasicismo arquitectónico no tuvo una larga duración.

Fue sustituido por numerosas imitaciones de estilos históricos que se sucedieron rápidamente: gótico, renacimiento, barroco, todos en la más diversas variedades. Rara vez se manifestaron puros y casi siempre se utilizaron de modo arbitrario los elementos aislados aprendidos en las escuelas de arquitectura.

El romanticismo literario evoca el espíritu de la edad media, y al propio tiempo que descubría el pasado medieval en las antiguas ciudades, despertaba el interés por la arquitectura gótica, presentándola como estilo propio en contraposición al entusiasmo por la antigüedad grecorromana.

Se terminaron edificios medievales cuya construcción se había interrumpido, como, por ejemplo en Alemania las catedrales de Colonia y de Ulm.

La restauración vivió un período de intensa actividad, y se levantaron en estilo gótico no sólo iglesias, sino también edificios civiles, entre ellos estaciones férreas. El medievalismo de la época romántica no constituyó solo una reacción contra las rigideses de la frialdad del arte neoclásico.

Una de las significaciones más profundas es la de la protesta de los pueblos del Norte, en especial, Inglaterra y Alemania, contra el dominio del arte mediterráneo.


Tanto en Inglaterra como en Alemania, el particularismo nórdico no había crecido nunca totalmente a la sugestión de lo meridional.

En caso concreto de Inglaterra, a pesar de los siglos de renacimiento y de la notable influencia de la obra de Palladio, ciertas formas de la arquitectura gótica mantuvieron una excepcional supervivencia.

Así, por ejemplo, en pleno siglo XVIII, Horace Walpole levantaba en estilo gótico su residencia de Strawberry Hill, a finales del mismo siglo James Wyat construía, asimismo el gótico, el castillo de Fronthill Abbey. Wyat se dedicó también a la restauración de monumentos medievales, como el castillo de Windsor. Charles Barry es, quizás, la figura mas importante de toda la arquitectura neogótica.

Con él colaboró, en el proyecto para el palacio del Parlamento británico de Westminter, Augustus Pugin, hijo de un decorador francés que había proyectado los muebles góticos de Windsor.

El mencionado proyecto ganó el concurso convocado al efecto y el palacio fue edificado, con abundancia de recursos entre 1840 y 1850. De una gran monumentalidad, se yergue a orillas de Támesis con una faschada de 285 metros de longitud, tras de las cuales se elevan torres que alcanzan casi los cien metros de altura. Inspirado en el estilo perpendicular de la vecina capilla de Eduardo VII, ofrece el poder plástico de su ritmo insistente y monótono, semejante al de una columnata clásica.

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2016, 07. Arquitectura romántica. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/arquitectura-romantica.html.




Deja un comentario