Aceros estructurales modernos



Aceros estructurales modernos. 

Aceros estructurales modernosEntre los aceros estructurales modernos tenemos los aceros al carbono. Estos aceros tienen como elementos principales de resistencia al carbono y al manganeso en cantidades cuidadosamente dosificadas.

Los aceros al carbono son aquellos que tienen los siguientes elementos con cantidades máximas de:

  • Carbono 1.7%,
  • Manganeso 1.65%,
  • Silicio 0.60%
  • y Cobre 0.60%.

Estos aceros se dividen en cuatro categorías dependiendo del porcentaje de carbono:

  1. Acero de bajo contenido de carbono, < 0.15%
  2. Acero dulce al carbono (0.15 a 0.29%) Este es el acero estructural de mayor uso.
  3. Acero medio al carbono (0.30 a 0.59%)
  4. Acero con lato contenido de carbono (0.6 a 1.7%)

El Acero A-36, con un esfuerzo de fluencia de 36 ksi, es adecuado para puentes y estructuras atornilladas o soldadas. Aceros de alta resistencia y baja aleación.

Estos aceros obtienen sus altas resistencias y otras propiedades por la adición de columbio, cromo, vanadio, níquel, además del carbono y manganeso. Se incluyen aceros con esfuerzos de fluencia comprendidos entre 40 y 70 ksi.

Estos aceros tienen una mayor resistencia a la corrosión atmosférica que los aceros al carbono, debido principalmente por su baja aleación de cobre. Método LRFD (Diseño por Factores de Carga y Resistencia)


El diseño con factores de carga y resistencia se basa en los conceptos de estados límite. El término de estado límite se utiliza para describir una condición en la que una estructura o parte de ella deja de cumplir su función predeterminada.

Existen dos tipos de estado límite: los de resistencia y los de servicio. Los primeros se basan en la seguridad o capacidad de carga de las estructuras e incluyen resistencias plásticas, de pandeo, de fractura, de fatiga, de volteo, etc.

Los segundos se refieren al comportamiento de las estructuras bajo cargas normales de servicio y tiene que ver con aspectos asociados con el uso y ocupación, tales como flechas excesivas, deslizamientos, vibraciones, etc.

La estructura no solo debe ser capaz de resistir las cargas de diseño sino también las de servicio en forma tal, que se cumplan los requisitos de los usuarios de ella.

Las especificaciones del LRFD se concentran en requisitos muy específicos relativos a los estados límite de resistencia y permiten cierta “libertad” en el área de servicio.

En este método, las cargas de trabajo o servicio, Qi, se multiplican por factores de carga o “de seguridad”, ?i, que son casi siempre mayores de 1 y se obtienen las cargas últimas o factorizadas.

La estructura se proporciona para que tenga una resistencia última de diseño suficiente para soportar las cargas factorizadas. Esta resistencia se considera igual a la resistencia teórica o nominal, Rn, del miembro estructural, multiplicada por un factor de resistencia f, que es normalmente menor que 1. Con este factor, se intenta tomar en cuenta las incertidumbres relativas a resistencia de los materiales, dimensiones y mano de obra, etc.

Mas temas sobre el acero:

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Aceros estructurales modernos. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/arquitectura/aceros-estructurales-modernos.html.