Plantas arquitectonicas


   


 DISPOSICIÓN DE LA PLANTA.

  • EL ESPACIO. El espacio constituye el elemento principal de la decoración, el marco, la base sobre la cual debe trabajarse. Los espacios y su distribución fijan el carácter del establecimiento comercial, por ello deben ser debidamente estudiados en cuanto a sus dimensiones y modo de repartirse. Una vez precisado esto, se planearán las modificaciones necesarias para que se adecuen a los requerimientos funcionales y estéticos del cliente. Para la elección de materiales a la hora de emprender la decoración se deben tomar en cuenta tres factores importantes, ya que éstos influirán en la resistencia y funcionalidad de los ambientes:
  • Temperatura.
  • Iluminación.
  • Humedad. Otros que también deben tenerse presente son:
  • Frecuencia de uso.
  • Altura de los cielos rasos.
  • Infraestructura del local.
  • Tamaño de ventanas.
  • Ubicación del restaurante.
  • Mobiliario.

LA PLANEACIÓN. Cuando de planeación se trata, lo primero que ha de considerarse es la selección de un estilo determinado. Para este manual se han escogido los siguientes, que más adelante se explicarán:

  • Playero.
  • Rústico.
  • Cinco tenedores.
  • Contemporáneo.
  • Libre (mercado).

Lo segundo es diseñar un esquema de color adecuado para cada tipo de cebichería, teniendo en cuenta varios factores que se detallarán en próximos acápites. Antes de empezar la tarea es recomendable elaborar un plan. De esta manera, si surgen cambios o correcciones se podrán solucionar sobre el papel sin mayor dificultad ni gastos adicionales.

Es más fácil borrar parte de un plano que pintar una estancia, sustituir cortinas o achicar un mueble porque quedó demasiado grande. Deben diseñarse los planos con la debida anticipación, pues las indicaciones teóricas podrían evitarnos gastos innecesarios. La decoración es en cierta forma una ciencia con bases firmes y comprobadas, por eso se debe disponer de las herramientas idóneas, del mismo modo que antes de aprender a escribir aprendemos el abecedario.

EL DIBUJO. El dibujo es la representación gráfica de un objeto o figura. Para decorar se requieren algunos conocimientos de este arte, de modo que podamos dar a conocer nuestras ideas plasmándolas sobre un papel. El dibujo interviene en los planos permitiéndonos recrear, por ejemplo, muebles que no existen aún. Hay dos tipos de dibujo: artístico y técnico. Dibujo artístico: es la representación de una figura, paisaje o motivo donde interviene el sentimiento del realizador, quien impone un sello personal a sus obras. Se emplea mucho en la decoración de interiores, el técnico resulta indispensable. Dibujo técnico: es la representación técnica de espacios y objetos, en forma de planos. Puede ser de una habitación, edificio, máquina o pieza, vistos desde todos sus ángulos; en este caso, con la descripción precisa de todos los detalles y medidas. Los planos sirven para modificar lo que en ellos se representa y son indispensables en la decoración de interiores.

El Plano. El plano nos facilita una mejor visualización del espacio donde se va a trabajar. Su principal ventaja reside en que podemos reelaborarlo cuantas veces haga falta, para experimentar con los espacios. Es la graficación bidimensional (plana) de éstos, guardando una proporción.

La Escala. Dibujar a escala significa que cada metro que mide el local real se traslada al plano con determinado número de centímetros, según la escala elegida. Sirve para representar los objetos tantas veces más chicos como sea necesario. Las escalas más usuales son:

  • 1:5 reduce 5 veces el tamaño real.
  • 1:10 reduce 10 veces el tamaño real.
  • 1:20 reduce 20 veces el tamaño real.
  • 1:50 reduce 50 veces el tamaño real.
  • 1:100reduce 100 veces el tamaño real.

Este es un ejemplo de la proporción entre escalas. La casa en 1:1 es el tamaño normal y la casita en 1:10 es diez veces reducido su tamaño. Este es otro ejemplo de manejo de escala. El sillón del lado derecho está en tamaño real y el pequeño de la izquierda se ve reducido en su tamaño por medio de la escala.

SIMBOLOGÍA. Al dibujar la planta de una cebichería deben incluirse, además de los muebles, los contactos (tomacorrientes), los apagadores (interruptores), las plantas de adorno (naturales o artificiales), la orientación y muchos otros elementos. Para indicarlos se utilizan símbolos, ya que sería inoperante dibujarlos como son en realidad y casi siempre basta señalar la ubicación. En el caso de árboles y arbustos, deben representarse sin intentar reproducir sus formas verdaderas.

LEVANTAMIENTO. Para trazar la planta de una cebichería se debe realizar a mano alzada un dibujo de la forma del local. Luego se tomarán las medidas parciales y totales y se precisará la orientación de las ventanas y puertas; además, deberán señalarse todos los símbolos, como enchufes o interruptores, para que no queden detrás de algún mueble o mal situados.

Plano a mano alzada. Planta arquitectónica. Una vez concluido el paso anterior se procederá a la elaboración de la planta arquitectónica, que consiste en un plano a escala hecho con las indicaciones del levantamiento. (Colaborador del articulo: Raul E. Nolasco)


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*