El arte colonial



El arte colonial en Norteamérica.

Los primeros colonizadores trajeron consigo su estilo de vida, su visión personal del arte, indudablemente influida por los siglos de evolución artística en Europa y las ganas de crear un nuevo mundo. Por lo que los estilos, indudablemente, se basaban en modelos transoceánicos en los primeros momentos.

Para apreciar este periodo debemos basarnos, sobre todo, en el conocimiento de la arquitectura, el campo en que los primeros colonizadores sí apostaron por una visión artística, aún inconscientemente y del urbanismo, a menudo olvidado o menospreciado cuando va unido, indisolublemente, a la arquitectura.


LA ARQUITECTURA COLONIAL

Sin duda, lo que más evidencia el desarrollo del arte en las colonias es la arquitectura, aunque siempre hay que entender que no se desarrolla, en un principio, como medio de expresión artística, sino como una necesidad básica.

Pero la evolución, la mejora de las construcciones, que aún hoy se conservan, es el mejor dato, el más fiable para comprender la evolución del arte en Norteamérica.

Entendemos que las condiciones de vida que tuvieron que soportar los primeros colonos fueron extremadamente duras y afectaron, obviamente, a la organización del espacio y a la práctica constructiva. Exceptuando la zona sudoeste, la arquitectura indígena fue arrasada y, por tanto, su influencia fue nula.

En la actual Arizona y el actual Nuevo México, los españoles que penetraron en el siglo XVI, encontraron unos indígenas a los que bautizaron pueblo. Eran comunidades de agricultores y ganaderos que construían pueblos de arcilla secada al sol en medio de sus campos regados.

La técnica india consistía en disponer capas sucesivas de arcilla para formar las paredes, y dejar secar al sol antes de proseguir el trabajo; el techo de ramajes revestido por una gruesa capa de esa misma arcilla, estaba sostenido por gruesas vigas transversales que sobresalían en cada extremo. Ese estilo, algo modificado por los españoles, ha subsistido hasta plena mitad del siglo XX.

Es Europa, con su diversidad, la que aporta los modelos a seguir. Hay que subrayar que no hay una influencia única, sino que cada oleada de emigrantes llevara consigo las tradiciones constructivas de sus respectivos países. Estas, además, intentando responder a las exigencias de su nuevo entorno, tuvieron que adaptarse a las diferentes zonas de asentamiento.

No se puede hablar, por tanto, en la época colonial, de una arquitectura colonial en singular. Así, tenemos la célebre log cabin sueca, la cabaña de troncos de madera en Nueva Inglaterra (que luego explicaremos en más detalle).

Los franceses aportaron en Canadá y en el valle del Mississippi la técnica de construcción de “poste sobre añojal” tomada del oeste de Francia: montantes de madera verticales sobre ajustados maderos horizontales que, a su vez, descansaban en un lecho de piedrecitas.

Los intersticios eran rellenados de adobe y, con frecuencia, eran revestidas de un revoque blanco. La casa de Juan Bautista Saucier, más conocida como la Courthouse, en Cahokia, Illinois, es uno de los escasos ejemplos que ha sobrevivido.

Los holandeses que se instalaron en el valle del Hudson introdujeron la fachada de aguilón y difundieron el uso del ladrillo desde los primeros momentos de la colonización.

En cuanto a los españoles, aún se pueden ver restos de su dominación en ciertas regiones del sur y del oeste: fachadas adornadas con cancelas trabajadas a lo Nueva Orleans, patios frescos y al abrigo de miradas en las residencias coloniales de Nuevo México y, sobre todo, esas notables Misiones implantadas en la California del siglo XVIII, con sus iglesias barrocas de decoración exuberante.

El espíritu innovador y libre, la utilización de otros materiales, la modificación de proporciones, la adaptación funcional, etc., son rasgos indicativos de la voluntad de crear algo nuevo a partir de elementos antiguo.

Menu de temas para el estudio de la historia del arte:

Para citar este articulo en formato APA: ( A. 2012, 12. El arte colonial. Revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/arquitectura/arte-colonial.html.)




Deja un comentario