Beneficios de los proyectos de alcantarillado


   


Beneficios de los proyectos de alcantarillado.  El proyecto de captura y quema de biogás en las plantas de tratamiento, forma parte de un plan de Saguapac, para mejorar la situación sanitaria de la ciudad … el proyecto le permite a Saguapac gestionar recursos adicionales para un plan de bastante reciente que pertenece a la generación de instrumentos económicos para la gestión ambiental.

El esquema de PSA aborda el problema de las externalidades proponiendo la transferencia de recursos financieros de los que sufren una externalidad de tipo ambiental hacia quienes la provocan. A primera vista, esta solución parece basarse en una lógica perversa mediante la cual las víctimas compensan al victimario. No es el propósito de este artículo discutir las bases éticas de este enfoque. Ronald Coase, premio Nobel de Economía de 1991, demostró que, dadas ciertas condiciones, la solución socialmente óptima para problemas de externalidades es independiente de quien asuma el costo de compensar por el daño. Servicios ambientales Una primera aproximación intuitiva definiría los servicios ambientales (SA) como todos aquellos beneficios que provee la naturaleza a los seres humanos, el suelo, el aire, el agua, entre otros. Estos beneficios con frecuencia son altamente significativos, pero, a la vez, ignorados en la gestión y el uso de recursos naturales, causando pérdidas ambientales, económicas y sociales significativas.

Por ejemplo, los usuarios del suelo cubierto de bosques en la parta alta de una cuenca reciben muy pocos beneficios por conservarlo. Con seguridad estos beneficios son menores que los de la actividad agropecuaria. En consecuencia, estos usuarios se pueden ver incentivados a deforestar el suelo, lo cual acarrea costos sobre las poblaciones situadas aguas abajo en la cuenca, que no reciben los beneficios de los servicios ambientales de la cobertura vegetal, como la regulación de la frecuencia, calidad y cantidad del agua. Pagiola y Platais en el 2002 sugirieron que “un pago por parte de los beneficiarios aguas abajo puede ayudar a hacer de la conservación la opción más atractiva”  para las poblaciones de la parta alta de la cuenca. Nasi y otros en el 2002 señalaron que ”debemos dar a los dueños [del suelo que soporta los ecosistemas] incentivos para que los conserven [haciendo] la conservación más atractiva que los usos alternativos.

En particular, la conservación de los bosques debe ser más atractiva que las alternativas agrícolas”. Como vemos, se trata de argumentos basados en incentivos económicos orientados a modificar patrones de comportamiento en agentes que dañan el ambiente usando de manera insostenible los recursos naturales. Hasta hace solo 30 años, los SA eran definidos en textos de microeconomía como bienes “libres” tan abundantes que su precio (basado en su escasez) era cero. Los SA han devenido escasos por efecto de la sobreexplotación y tienen valor económico para los usuarios, quienes están dispuestos a pagar por asegurar su provisión, a través de una compensación a los proveedores del servicio.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario