Connotaciones Andragogicas y Formales de edificaciones


   


Connotaciones Andragogicas y Formales de edificaciones.

Connotaciones Andragogicas y Formales del Nuevo Establecimiento Educativo. Enmarcada en los planteamientos y propuestas de la Ley General de Educación y desde los nuevos dimensionamientos andragógicos de la propia gestión educativa, de su sentido y de sus características básicas, la concepción de Establecimiento Educativo que interesa desarrollar en él, debe ser asumida desde las siguientes connotaciones: Las áreas construidas y libres, las instalaciones y el equipamiento que componen a todo Establecimiento Educativo, deben conformar y determinar en él, un ambiente andragógico integral, en cuyo interior se establece una intensiva trama de relaciones y de dinámicas, a través de las cuales se lleva a cabo la tarea formativa institucional.

Para Fernández (1998), esta concepción permite entender y mirar al Establecimiento Educativo, desde un doble conjunto de características: Por una parte, como “espacio material” y, por otra parte, en sus cualidades de “espacio simbólico”. En tanto espacio material, el Establecimiento Educativo proporciona un conjunto de condiciones que afectan la calidad de la enseñanza y el aprendizaje, en cuanto genere sensaciones y condiciones de comodidad o incomodidad; seguridad o peligro; potencialidad o carencia; posibilidad o dificultad de los sujetos para responder a las demandas del trabajo educativo; facilite o bloquee el movimiento y sus consecuencias de exploración e intercambio. La propia calidad y diversificación de las instalaciones y de los equipamientos didácticos, afectan directamente el tipo de complejidad de las experiencias curriculares promovidas por el Establecimiento Educativo.  En tanto espacio simbólico, la construcción educativa, sus instalaciones y equipamiento que componen a todo Establecimiento Educativo, pueden ser considerados desde tres aspectos:

a) Equivalen al continente, o espacio propio de interacción de grupos humanos que, a lo largo de un tiempo configuran una identidad institucional en la cual la construcción escolar funciona como un verdadero cuerpo, cargado de significados y convertido en objeto de vinculación afectiva.

b) Operan como vehículo de expresión, para la relación de la población escolar con la comunidad, sus instituciones, el Estado, etc. y como reflejo de la dinámica institucional interna.

c) Expresan un modelo andragógico que incide en el comportamiento de los individuos para aproximarlos a las concepciones que lo sustentan, materializando aspectos esenciales del encargo social respecto de lo que se espera de la educación, las relaciones entre los actores institucionales y el aprendizaje. El Establecimiento Educativo, tanto como espacio material y espacio simbólico, ha sido y seguirá siendo uno de los contextos de socialización en los que las nuevas generaciones participan y conviven para el desarrollo de sus procesos educativos. Estos adquieren un alto grado de formalización y sistematicidad en la institución escolar, al cual deben adecuarse las decisiones de planeamiento y diseño arquitectónicos.

En este sentido, un Establecimiento Educativo, antes que una obra arquitectónica, es un contexto físico – espacial al servicio de procesos de enseñanza – aprendizaje, conformado por un conjunto interrelacionado y mutuamente dependiente de ambientes andragógicos con finalidades culturales, sociales, académicas, creativas, intelectuales, éticas y recreativas.

Colaborado por Arq. Teodoro Escalante Bourne AUTOR: Arq. Teodoro Escalante Bourne


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario