Lucio Costa



 Costa, Lúcio

(1902-1998), arquitecto brasileño de origen francés, pionero del movimiento moderno en su país y una de las figuras cumbres de la arquitectura y el urbanismo mundial.

Su obra capital fue el planeamiento de la ciudad de Brasilia, actual capital de Brasil y Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 1966.

Nacido en Toulon, Francia, en 1902, Lucio Costa llegó a Brasil en 1917, momento en el que ingresó a la Escuela Nacional de Bellas Artes, completando arquitectura y pintura en 1924.

Tras años viviendo en distintos países, debido a las actividades oficiales de su padre, el almirante Joaquim Ribeiro da Costa, la llegada del arquitecto a Brasil fue definitoria. Aunque Costa es considerado uno de los padres del modernismo en Brasil, en sus inicios trabajó con Fernando Valentim, arquitecto con quien realizó proyectos de estilo neoclásico. Su ruptura con esta corriente llegó cuando en 1930 volvió a su casa de estudios como director.

En su afán reformista, contrató nuevos profesores y renovó el currículum. Entre los alumnos que recibieron esta nueva influencia se encontraba Oscar Niemeyer, con quien forjaría una estrecha relación, sobre todo en lo que respecta al más importante de sus proyectos: el diseño de la nueva capital de Brasil.


Entre 1936 y 1943, Costa diseñó el edificio del Ministerio de Educación y Sanidad, y en 1939 el Pabellón de Brasil en la Exposición Universal de Nueva York junto al mencionado alumno.

El encargo más importante llegó en 1956 y Brasilia, la llamada ciudad del futuro, fue fundada en abril de 1966. Este fue el proyecto más emblemático del Presidente Juscelino Kubitschek de Oliveira, quien buscaba que la capital se encontrara al interior del país con el objeto de terminar con la disputa que existía entre las dos ciudades costeras de Río y Sao Paulo, y además incentivar el traslado de población al interior del país.

El proyecto de Costa se caracterizó porque proponía dos ejes que se cruzaban en el ángulo recto, formando el signo de la cruz. “Este signo se ha adaptado después a la topografía, a la inclinación natural del terreno y a la mejor orientación: los extremos de uno de los ejes se han curvado, formando un signo que puede inscribirse en el triángulo equilátero que limita la zona a urbanizar”, señalaba el arquitecto brasileño. En un eje se organizaba el poder público y administrativo y, en el otro, la vida particular y residencial.

En este escenario, Oscar Niemeyer desarrolló importantes edificios y, por eso mismo, cuando se habla de Brasilia, usualmente se lo menciona como su principal mentor.

El mismo Niemeyer contó, al morir Costa en 1998, un dato de su vida personal que asombra: “Después de que perdió a su mujer, se aisló del mundo y casi nunca volvió a salir de casa. Después llegaron la vejez y la enfermedad, que terminaron por recluirlo en sí mismo, para irse ahora, cuando más lo necesitábamos”.

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Lucio Costa. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/arquitectura/costa-lucio.html.