Arquitectura moderna dominicana



Arquitectura Moderna Dominicana

Padre de la Arquitectura Moderna Dominicana, Guillermo González. La claridad de Planteamiento, la simplicidad y Pureza de Formas y el Confort Eran los conceptos que definían a este maestro de la Arquitectura moderna Dominicana.  Guillermo González se de ocupó la significación histórica, de integrarnos a la arquitectura moderna, artista puro e innovador dentro del límite de lo posible , juicioso, y siempre atento a las posibilidades artesanales que afectaban la buena realización de un diseño. Cuando culminan sus estudios en el departamento de arquitectura de la Escuela de Bellas Artes de la universidad de Yale en 1930.

Al terminar sus estudios, trabaja un tiempo en los Estados Unidos, incluso en el taller de Edgard Stone, y luego viaja a Europa donde establece contacto con la obra de los mas altos representantes del estilo internacional en España, Francia, Alemania, Holanda y Suecia. El vocabulario arquitectónico de esta época fue el mismo que rigió en la primera época de Guillermo González: Edificio Copello, Hotel Jaragua y los edificios de apartamentos de la avenida Pasteur y George Washington; y en gran medida la totalidad de su obra. Es notable sin duda la influencia de Le Corbusier. Para 1930, la casa Saboya en Poissy-sur-Seine estaba ampliamente difundida, como lo estaba el pabellón de Mies de la feria de Barcelona de 1929, a influencia de este último y de su calidad espacial fue aplicado en su propia casa en el último piso de los apartamentos de la George Washintong.

Época de gran movilidad esta década del 1925 al 1935, en la que Guillermo González se formó como arquitecto. Se incorpora al movimiento racionalista-funcional de las superficies puras, los planos libres, las armonías neoplásticas y las influencias espaciales , en que cada artista elige los medios expresivos mas convenientes a su intención. En sus cuarenta años de ejercicio profesional intenso pueden avalar a Guillermo González y su quehacer Nacional Dominicano. En toda su producción prevalece el esquema funcionalista a que nos hemos referido. Pero es notorio como enlaza continuamente su arquitectura a una poética innata a su personalidad y cultura. Su virtud de buen gusto transformaba en arquitectura todas las formas que surgían de su hábil diestra. Para él es valida la formula arquitecto edificio-poética. Virtuoso del dibujo, fabricaba sus planos como el impresor de libros mas didácticos. Estos cuarenta años de realizaciones se inician con dos obras magnas para la arquitectura en el país: el parque infantil Eugenio Ma. De Hostos y el edificio Copello. El parque Eugenio Ma. De hostos., Santo Domingo, se fundamente en un esquema compositivo axial, fue programado para completar una perspectiva tridimensional desde la Avenida George Washington.

A pesar de que la obra es excelente y urbanísticamente necesaria, ha sido mutilada con un adefesio deportivo construido encima del espejo de agua central de la segunda terraza. El edificio Copello, sigue siendo aun hoy después de tantos años, 1939, uno de los mejores edificios de la Ciudad de Santo domingo, no hay mejor arte que el que envejeciendo, mejora. Este solo edificio le valdría por si solo un sitial en la historia de la edificio nacional.

Su tercera obra de alto relieve y crítica internacional favorable fue el edificio del Hotel Jaragua, admirado en su época como una innovación en la arquitectura hotelera. A este le sigue su serie: Hamaca, Montaña, Hispaniola, Casino de Guibia , Hipódromo Perla Antillana, la planta de la Cervecería Nacional y el edificio de los Bomberos Civiles. Sin olvidar el edificio de la feria o centro de los Héroes, a la cabeza de los cuales se destaca el Ayuntamiento, la Obra de la cual el se sentía mas satisfecho, y evidentemente un magnifico edificio, interpretación moderna de aquel proyectado para su tesis.


El conjunto de interiores de esta obra son de las más excelentes realizaciones de la arquitectura en la República Dominicana hasta el año 1965. La composición exterior de gran pureza, inspirada en aquel gótico veneciano de la plaza de San Marcos, constituye un admirable conjunto. Finalmente, e independientemente de los edificios de apartamientos mencionados, las residencias Cabral Vda. Vicini, Troncoso, Kilbourne, Barletta y Otras Tantas mas.

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Arquitectura moderna dominicana. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/arquitectura/dominicana-moderna.html.