Concepto de ecomuseo



Concepto de Ecomuseo 

LÍMITES EN EL CONCEPTO DE ECOMUSEO. Podríamos titular este apartado como “todo aquello que no es un ecomuseo” puesto que se trata de situar los límites entre este concepto y todas aquellas tipologías del panorama museístico con las que tiene relación. Por ejemplo, ecomuseo no es lo mismo que museo etnográfico, aunque en ambos se estudie, exponga y trabaje sobre valores antropológicos, folclóricos y etnográficos; las diferencias, que son substanciales, no se van a tratar aquí puesto que alargaría en demasía la extensión de este trabajo.

Para entrar en el tema de las period rooms, que están fuertemente relacionadas con los museos de estilo y que tiene una cierta relación de apariencia con los ecomuseos, vamos a recurrir a las palabras de G. Barzim: “a diferencia de sus colegas europeos, los conservadores de los museos americanos le dan (…) mucha importancia al hecho de mostrar los objetos en interiores de la misma época, transportados costosamente desde Europa o los Estados Unidos tratando de evocar aquel ambiente mediante un estilo que acompañaba a los objetos (museos de ambientes de época), cuando no era posible contar con escenarios antiguos. Ese sistema había estado muy presente en la instalación del Museo Nacional de Zurich a finales del s. XIX. Para comprender ese gusto por la reconstrucción que anima a los americanos, más aún en los museos de ciencias (Museums Groups), hay que tener presente que el público europeo, completamente impregnado del pasado desde su infancia, tiene menos necesidad de esa evocación ambiental del pasado que el ciudadano americano, para quien el pasado según el modelo de su propio país, no remonta apenas más allá del s. XVIII.

 El éxito de este sistema de montaje se produce a partir de una gran exposición sobre los estilos coloniales americanos que tuvo lugar en 1924 en el Metropolitan Museum de Nueva York y que quedó como colección permanente en un museo: el American Wing; donada al museo por los señores Forest, el American Wing fue construido según el modelo de interiores antiguos transportados, con el fin de permitir una fácil instalación de puertas y ventanas. Abarcando hasta el periodo de la vida americana anterior al progreso industrial del país, se trata de un conjunto prodigioso, muy del agrado del público de la Unión, al que le gusta ir a contemplar allí su pasado. También es muy útil para el visitante extranjero que puede allí encontrar un microcosmos de la América de los pioneros. Este movimiento, de verdadero interés para el arte de la antigua América, encuentra su génesis en una exposición de pintura y arte decorativo americanos (1625-1825), montada en el Metropolitan, con ocasión de la Hudson-Fulton Celebration (1909).

Casi todos los museos americanos tienen sus “salas de época”(…) Ese tipo de montaje ha sido muy criticado en la propia América por presentar múltiples inconvenientes: Anquilosa el museo, hace difíciles y costosas las remodelaciones futuras; la iluminación, tanto natural como artificial, es por lo general insuficiente, si se quiere respetar la atmósfera de la época y, lo que es más grave, muy perjudicial para las pinturas que se exponen, por lo demás, y de una manera general, demasiado lejos del espectador; los rótulos explicativos de las obras son poco cómodos, y la circulación del público difícil, debido a lo estrecho de las entradas y las salidas; además la compartimentación del museo en salitas sucesivas complica la vigilancia. A pesar de todos esos defectos los americanos han quedado cautivados por este tipo de montaje”.

(Colaborador del articulo:  Yayi, España)


Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Concepto de ecomuseo. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/arquitectura/ecomuseo-concepto.html.