Procesos hidraulicos


   


Procesos Hidrológicos.

Cuando se produce una lluvia, parte del agua caída es absorbida por la vegetación, otra se infiltra en el terreno y otra rellena las irregularidades que se encuentran en el terreno, pequeños huecos que puedan existir. Si el agua retenida no se evapora y se produce una aportación continuada, se produce una saturación de la tierra y el agua empieza a fluir hacia zonas más bajas, dando lugar a encharcamientos y erosionando la ladera conforme el agua cae, llamándose a esto escorrentía. El daño producido por la escorrentía dependerá del tipo de material, de la pendiente, de la intensidad de las precipitaciones… Según la importancia del fenómeno podemos distinguir:

· Escorrentía pura: es una lámina de agua cuyo espesor aumenta corriente abajo. En un primer tramo se produce una fuerte erosión, mientras que en su fase final se produce un asentamiento de materiales o sedimentación.

· Escorrentía por exceso de saturación: una vez superado límite de almacenamiento, hay una especie de segregación de las aguas dando lugar a movimientos oblicuos de las mismas, corriendo finalmente por la línea de máxima pendiente.

Los procesos que acabamos de describir se producen cuando la superficie es lisa, situación que se da normalmente en los taludes, pero en zonas donde existen irregularidades, el agua tiende a juntarse formando canalillos que aparecen después de las precipitaciones pero que dejan su huella de forma perenne. Las dos formas principales son:

· Acanaladuras: es la típica hendidura fina que aparece en las laderas que siguen la dirección máxima pendiente y suelen ser paralelas las unas con las otras.

· Cordones o lazos: son similares a lo anterior, pero en este caso algún tipo de a obstáculo, como una piedra, hace que el agua se desvíe dando lugar hilos de flujo entrelazados. Articulo enviado por: Gilda


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*