Hormigon armado en Republica Dominicana


   


Hormigon armado en Republica Dominicana

Antes de la llegada del hormigón los materiales que se usaban en la construcción eran los tradicionalmente usados desde la colonia, con algunas variantes que se introducen con los materiales industrializados, pero las construcciones seguían haciéndose con paredes de tapia, mampostería o ladrillo y techadas de cinc. En 1907 se introduce por primera vez el nuevo material que se había comenzado a usar en Europa desde finales del siglo XIX, el Hormigón armado. Este material llega al país por el puerto de San Pedro de Macorís donde se construyeron almacenes, residencias, edificios institucionales y la iglesia. En esta permanece el primer almacén construido en hormigón que todavía esta en pie, en la calle independencia esquina Mercedes de Guerra.

En Santo Domingo la primera construcción en hormigón armado estaba frente al parque independencia, en las mercedes esquina 30 de Marzo, esta ya fue demolida. Al principio este material se comenzó a usar parcialmente en estructuras de puentes combinado con el hierro, con muchos inconvenientes, pues no se tenía un dominio completo de los cálculos, la estructura metálica se importaba desde Alemania, en forma de varillas retorcidas y en malla. De las estructuras más antiguas se pueden apreciar todavía los aproches del antiguo puente Levadizo Ulises Hereaux sobre el río Ozama.

Sin embargo, ante la ventaja de este material, que resistía las lluvias torrenciales y que permitía la apertura de huecos mucho más amplios, los materiales tradicionales como la mampostería, la tapia y la piedra fueron definitivamente sustituidas por el noble material. Ya en 1918 se comienza a usar en forma general por el estado en iglesias, escuelas y edificios institucionales, también el sector privado generalizo su uso en residencias y comercios, no solamente en Santo Domingo, sino en el interior de la isla.

De todas maneras, no es hasta el ciclón San Zenón, en 1930 que se adopta totalmente su uso cuando el estado, después que se destruyeron todas las edificaciones de madera de la ciudad, legislara prohibiendo techar en zinc o cana. En estos momentos los prefabricados también hicieron su entrada, suplantado definitivamente los materiales tradicionales. Los primeros bloques de hormigón fueron fabricados entre 1921 y 1924, confeccionados con moldes de hierro traídos al país por Juan Tavarez desde Estados Unidos. Eran una especie de bloques almohadillados llamados Verruga. Se fabricaban de 10, 20 y 30 centímetros de alto por 5, 10, 20, 30 y 40 centímetros de ancho. El mosaico de hormigón para pisos, también se introdujo al país por la firma Malla Turull y Doménech. Con estos pisos se conseguían los dibujos simulando alfombras colocándose uno diferente en cada habitación. También se fabricaban elementos decorativos como columnas, balaustres, mensuras y detalles ornamentales que se agregaban a las fachadas para embellecerlas.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*