Palacio de Fontainebleau – Francia


   


Palacio de Fontainebleau – Francia.  El Palacio de Fontainebleau -situado en Fontainebleau, departamento de Sena y Marne, en Francia- es considerado como uno de los mayores palacios reales franceses.

Tiene la particularidad de que conjuga elementos de distintas concepciones monárquicas, teniendo como punto de referencia a Francisco I -monarca emblemático del período del renacimiento francés -, a partir del cual se sucedieron otros líderes que para bien o para mal, realizaron notables modificaciones e innovaciones en la estructura.Y es así como en el siglo XVII se construyó una escalinata de herradura, frente a la fachada principal. Anterior a esto se habían agregado algunos apartamentos que tenían como fin alojar a los cortesanos. Por otro lado, los jardines sufrieron un cambio radical. Y no es hasta el siglo XVIII cuando ciertas diminutas estancias fueron ornamentadas al estilo rococó; y en los años subsiguientes -a cargo de Napoleón I- el palacio fue convertido en una residencia imperial de estilo recargado y pretencioso.

Siendo más específicos, el palacio está conformado en torno a cinco patios: el Patio del Caballo Blanco, el Patio de la Fuente, el Patio Oval, el Patio de los Oficios y el Patio de los Príncipes. Y en su interior alberga diversas salas como: el Salón del Trono de Napoleón I, la Sala de Baile, la Capilla de la Trinidad, el Salón de Juegos, entre otros. Lo más interesante es que el palacio introduce lo que es conocido como Manierismo Italiano, reflejado en los distintos espacios interiores y exteriores -jardines y patios-. Y como consecuencia, nace el Manierismo Francés, caracterizado por la combinación de escultura, forja, pintura, estuco y carpintería.

Ya en el ámbito de la jardinería, se introdujo el parterre, un estilo de jardín formal y simétrico, que consiste en plantar lechos de flores o de hierbas, delimitados por sendas de plantas perennes o piedras afiladas acopladas para la protección del área.  En otro aspecto, el palacio alberga las pinturas más importantes del Renacimiento francés y obras de artistas italianos que trabajaron pintando escenas cortesanas suaves y de colores claros, acorde con la finalidad que tenía Fontainebleau: ser un apacible y armonioso espacio de recreo.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*