Plasticidad de los suelos en la arquitectura


   


Plasticidad de los suelos en la arquitectura. 

Refleja la habilidad de los componentes del suelo en contener el agua. Para medir la plasticidad de las arcillas existen varios criterios, Atterberg definió que la plasticidad no era una propiedad permanente de las arcillas, sino circunstancial y dependiente de su contenido de agua. Cuando la humedad de un suelo es muy elevada, éste corresponde a un fluido denso y se dice que está en estado líquido; a medida que se va evaporando el agua, él se endurece y para una cierta humedad, pierde su capacidad de fluir, pudiendo ser moldeado fácilmente conservando la forma adquirida; el suelo se encuentra ahora en un estado plástico.

Al continuar la pérdida de humedad, el estado plástico desaparece y para una cierta humedad, el suelo es difícil de ser moldeado, constituyendo un semisólido. Continuando el secado, se pasa gradualmente al estado sólido. La siguiente figura ilustra esquemáticamente estos estados, físicos, llamado “estados de consistencia”, y sus fronteras se denominan “límites de consistencia”.

Límites de Consistencia ESTADO ESTADO ESTADO ESTADO SOLIDO SEMI-SOLIDO PLASTICO LIQUIDO w LC LP LL w 0% Límite de Límite Límite Contenido de Humedad Humedad Contracción Plástico Líquido La diferencia entre la humedad correspondiente, al límite líquido y la que corresponde al límite plástico, se denomina indice de plasticidad, como se ve en la relación siguiente: Indice de plasticidad IP = LL – LP El IP es uno de los parámetros que puede ser más afectado por estabilizadores de naturaleza química. Densidad relativa: Se usa en el control de compactaciones de suelos granulares. Puede dar una indicación del ángulo de fricción de estos mismos suelos, la relación se expresa de la siguiente forma: Dr =(emax – e) * 100/(emax – emin) Dr = densidad relativa e = índice de vacíos del suelo natural emax = índice de vacíos en el estado más suelto posible. emin = índice de vacíos del suelo en el estado más compacto posible. Colaborado por: Matías Nolasco, México.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario