Panteon romano



El Panteón romanoEl Panteón romano.

El edificio que mejor simboliza el concepto romano de cierre del espacio y el potente efecto del volumen así definido, es el Panteón de Roma, reconstruido enteramente desde los cimientos por el emperador Adriano entre los años 118 y 128 d.C.

Era un templo dedicado a todos los dioses, pan quiere decir todo y theos quiere decir dios.

Según la cosmovisión de mundo romana, la tierra estaba cubierta con una cúpula celeste, de allí que el Panteón prentendía simbolizar este universo; el edificio se convierte así en un imago mundi.

Se cree que el arquitecto fue Apolodoro de Damasco, pero el emperador Adriano habría intervenido, también como proyectista.

El muro que sustenta el edificio es una espléndida obra de argamasa, que en su base, donde el muro alcanza los 6 metros de espesor, se mezcla con el resistente basalto volcánico, mientras que en la cúpula se aligera con el empleo de piedra pómez, llegando en su parte superior a tener “apenas 1.5 metros de espesor.


La cúpula se apoya en un tambor cilíndrico, siendo su altura igual a su diámetro, se puede construir, por lo tanto, al interior del edificio, una esfera virtual de 43,4 metros de diámetro.

La única fuente de luz natural, es la proporcionada por el oculus, una abertura redonda en el ápice de la cúpula de 9,1 metros de diámetro. Su haz luminoso resbala suavemente sobre el mármol del piso y va ascendiendo lentamente por el muro, marcando inexorablemente los ciclos solares, como un gigantesco reloj de sol, convirtiéndose en un verdadero axis mundi.

Este edificio se ha conservado casi intacto hasta el día de hoy, debido a que, en el año 609 fue consagrado como iglesia católica, con el nombre de Santa María de los Mártires.

Originalmente la rotonda del Panteón quedaba oculta por otros edificios, por lo que no se veía desde el foro que lo antecede, quizás la ortodoxia romana le costara admitir tanta innovación y no es de extrañar, por lo tanto, que el edificio esté antecedido por un tradicional y monumental, pórtico helenístico, de orden corintio.

En su interior el edificio estaba revestido de mármol, granito y pórfido traídos a Roma, desde todas partes del Imperio.

El Panteón es tal vez el mejor ejemplo de los logros obtenidos por la arquitectura romana. “En él se explota al máximo las posibilidades de la argamasa romana; el edificio define, sencilla pero poderosamente, una nítida geometría capaz de asumir significados universales y cósmicos, a una escala que evoca una admiración reverente.

Es ilustrativo sobre lo avanzado de las técnicas constructivas empleadas y el alto grado de organización alcanzado, como en la construcción de encofrados, en la coordinación de la circulación de los materiales de construcción y en los plazos de puesta en obra del hormigón.”

Todo ello es reflejo del potencial de ingenio y alientos humanos. “Pero, sobre todo, evidencia que la edificación puede trascender del ámbito puramente utilitario, no en vano el panteón se convierte en el símbolo y la consecuencia de una comunión inmutable entre los dioses, la naturaleza, el hombre y el estado”. (Extracto de: ROTH, Leland. Entender la arquitectura. Sus elementos, historia y significado. Gustavo Gili, Barcelona, 1993).

Complementos sobre Roma.

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Panteon romano. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/arquitectura/romano-panteon.html.




2 Comentarios

  1. alejandra says:

    vaya explicacion sobre como era el Panteón, hasta mi hermana de 7 años sabe escribir mas. Además eso de que estaba dedicado a todos los dioses ya lo sabia no hay que ser muy listo para saberlo

Deja un comentario