Toldos para terraza


   


Toldos para terraza.

Toldos para terraza Una excelente opción para la protección de los balcones, para proteger nuestras ventanas y por consiguiente los interiores de nuestros espacios, del los rayos del sol y del clima acalorado que los mismos producen, además de las plantas, son los toldos.

Las plantas, además de servir de decoración de los espacios y de integrar la naturaleza a la decoración, resultan una excelente opción, pero en esta era, en que la industria se encarga de proporcionar a las personas muchas facilidades y diversas alternativas, podemos encontrar diferentes maneras de protegernos del sol y de los agentes atmosféricos, los cuales dependerán de la zona que se quiera cubrir. Ya conocemos diversos tipos de toldos, usted opte por el más conveniente según su situación. Entre ellos se encuentran:

El toldo de telón o guillotina: se puede decir que este es el tradicional, pues desde hace tiempo lo vemos colocados bajo de los balcones. El mismo se encuentra en diferentes modelos, entre los que se incluyen, brazos desplegables permitiendo así la separación de las barandas.  El toldo de marquesina, para terraza o para los balcones: este modelo es de brazos cubiertos, los cuales son desplegables junto al toldo, de manera que terminan de forma paralela. El toldo de abanico para las ventanas o los balcones: tienen la particularidad de que al recogerlos, estos quedan pegados a las fachadas. Está formado por 4 brazos y 4 varillas respectivamente desplegables. El mismo puede abarcar todo el ancho que tenga el balcón o la ventana que se quiera cubrir. Al ser fijados, pasan a llamarse capota.

Toldos para terraza

Los toldos de motor: estos son los toldos que como su nombre lo dice, llevan colocados un motor a una distancia de unos 0.60 centímetros. Este nos permite a través de una llave de comando que se instala en una pared, el accionar los toldos por control remoto estando dentro de la vivienda. Con esto tenemos la facilidad de abrir y cerrar los toldos en el momento deseado. Funciona por medio de una célula fotoeléctrica o un anemómetro, que toma medidas del viento, y va tomando en cuenta el movimiento de la luz, de manera que cuando ya no hace mucha luz el toldo se recoge automáticamente.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*