Localizacion de tuberias


   

Topografía. Tuberías.

 Los procedimientos topográficos para la localización de tuberías son más parecidos a los empleados para las torres de transmisión que a los que se usan en carreteras o ferrocarriles. Además del costo del derecho de vía, otros factores que controlan son la longitud total y el evitar las excavaciones en roca y cruces de corrientes costosos. Como en el caso de la localización de las líneas de transmisión el reconocimiento puede reducirse al mínimo usando fotografías aéreas.

En algunos casos, su uso permitirá aplazar prácticamente todo el trabajo de campo hasta cuando se vaya a empezar la construcción. La construcción general es trazar una poligonal en el campo después de que se ha elegido la ruta y se han obtenido elevaciones en las crestas y en las vaguadas en la línea propuesta y en los cruces de las corrientes principales donde pueden ser necesarias estructuras. Como no tiene importancia el proyecto de una rasante, generalmente no es necesario hacer un perfil completo. Sistema de drenaje y de tuberías.

La línea central de una alcantarilla propuesta se localiza en el terreno con estacas u otras marcas colocadas generalmente a intervalos de 10 m donde las pendientes son uniformes, y hasta 5 m en las curvas verticales. A un lado de esta línea, a una distancia suficiente para que no se mueva durante la construcción, se traza una línea paralela de estacas. Se pone un testigo al lado de cada trompo, con cara escrita hacia la línea; en el lado más lejano de la línea se marca el número de la estación y la distancia, y en el lado más cercano a la línea se marca el corte.

En las calles pavimentadas o en los caminos duros donde es imposible clavar estacas y trompos, la línea y la rasante se marcan con pijas (encajadas hasta quedar al ras), marcas con cincel, o de pintura. Cuando se ha excavado la cepa, se colocan tablas transversales clavadas en postes a los intervalos que se emplean en el cadenamiento. El canto superior de la tabla se coloca a un número completo de metros arriba de la cubeta de la alcantarilla (la superficie interior del fondo de la alcantarilla); y se prepara un bastón de la misma longitud. Se clava un clavo en el canto superior de cada tabla para definir la línea.

Al ir construyendo la alcantarilla, se estira una cuerda entre estos clavos, y el extremo libre de cada tubo se pone a la distancia correcta determinada por la medida del bastón. Si la cepa se va a excavar a mano, se pueden omitir los trompos laterales, y las tablas clavadas en postes se colocan al principio de la excavación. Para las tuberías, el procedimiento es semejante que para las alcantarillas, pero el intervalo entre los trompos para dar niveles puede ser mayor, y se necesita menos cuidado para colocar el tubo exactamente a la rasante. Tanto para alcantarillas como tuberías, el volumen de excavación en tierra y en roca se mide en la cepa, y se calculan los volúmenes de cada clase de excavación como base de pago para el contratista. Los registros de los levantamientos deben incluir la ubicación de las instalaciones subterráneas, cruzadas, o adyacentes a la cepa. Colaborado por: Miguel Angel Heredia, Republica Dominicana, www.arqhys.com.




Deja un comentario