Uso de dispositivos de proteccion solar



La utilización de elementos opacos que se interponen entre el sol y las aberturas de los recintos arquitectónicos, para el control parcial o total del ingreso de la radiación solar hacia el interior, es una constante en el conjunto de la Escuela del Petróleo.

Sin embargo, el uso de estos dispositivos no se limita a la protección de superficies acristaladas, sino también a superficies de pisos y paredes exteriores. Entre los sistemas de control solar utilizados se pueden citar: cajas protectoras de persianas verticales, sistemas de romanillas móviles, sistemas de romanillas fijas, pantallas de celosías, cubiertas conectoras y aleros aislados. Cajas protectoras de persianas verticales. Dado el uso del vidrio en la extensión de la piel de las edificaciones, las protecciones solares verticales le siguen y llegan a envolver la edificación como una segunda piel, trazando lo que se podría llamar una caja protectora de persianas, definida por la extensión lateral de los planos de cubierta, entrepiso y fachadas.

Protecciones pivotantes verticales Estos sistemas de protección solar están constituidos por dispositivos verticales móviles que rotan alrededor de un eje para permitir su graduación de acuerdo a la inclinación de los rayos solares. Cada dispositivo de sombra se encuentra articulado a marcos metálicos fijados a la cubierta y a la viga de borde perimetral del entrepiso, y a la vez, se encuentra unido a otros tres protectores móviles a través de una varilla horizontal para lograr unidad en el impulso.

El papel que desempeñan estos elementos de sombra en la caja protectora es la de resguardar a las aberturas de las aulas y laboratorios de la incidencia lateral de los rayos solares. Estos sistemas pivotantes en su movimiento de rotación, ofrecen una amplia gama de aberturas que a manera de diafragma, abarca desde cerca de los 0 grados, cuando los dispositivos están solapados entre sí, hasta 80 grados, en el caso de que sean perpendiculares a la fachada. En el primer caso, los dispositivos adoptan una posición casi frontal para un ángulo de sombra horizontal límite de -81º, actuando como una pantalla donde el acceso de los rayos es prácticamente nulo. En el segundo caso, los ángulos de sombra horizontal a partir de la normal de la fachada son de 40º y -40º.

Por su movilidad, la utilización fundamental de esta alternativa de control solar está dirigida hacia las fachadas este y oeste, como es el caso de las fachadas de edificio de la biblioteca, donde el asoleamiento es crítico porque el espectro de trayectorias solares es perpendicular a las fachadas y las condiciones varían a diario (en la mañana y en la tarde), por la variación continua sur-norte-sur de la declinación solar.

Sin embargo, esta solución se aplica también en las fachadas con orientaciones norte y sur, donde los dispositivos pueden mantenerse fijos en dirección perpendicular a la fachada durante el año, sin verse afectados los ambientes interiores. La rotación de los elementos de sombra obedecería en estos casos, a la mejor captación de los vientos predominantes (NO y SO), pero en la fachada norte el mecanismo solo permite la inclinación de los elementos hacia el cuarto cuadrante donde la frecuencia de los vientos es prácticamente nula y la exposición vespertina a los rayos solares no es recomendable.


Colaborado por Arq. Teodoro Escalante Bourne AUTOR: Arq. Teodoro Escalante Bourne

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Uso de dispositivos de proteccion solar. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/arquitectura/uso-dispositivos-proteccion.html.