Ventilacion de minas


   


La ventilación de una mina consiste en un proceso de hacer pasar un flujo de aire considerable.

Para crear las condiciones necesarias para que los trabajadores se encuentren en una atmósfera agradable.
Este proceso se realiza mediante un circuito con el objetivo de que en todas las áreas de trabajo se lleve a cabo de igual manera. Para esto es necesario que la mina tenga dos puertas de acceso independiente, dos pozos, un pozo y un socavón y dos socavones.

 

La ventilación secundaria se lleva a cabo en aquellos espacios donde solo hay un acceso para ello se colocan tubos de ventilación cuya longitud debe de abarcar la puerta de entrada hasta la puerta de la salida. La ventilación de una mina subterránea es muy importante para preservar la vida de los trabajadores, hay que asegurar que debajo de la mina exista una porción necesaria de oxigeno para la respiración de los trabajadores.

También una causa por la cual se necesita de mas ventilación de oxigeno dentro de la mina es que en muchas ocasiones los minerales que se están explotando pueden ser tóxicos al igual que puede resultar alguna emanación peligrosa por parte de las maquinas que se utilizan para explotar el mineral. Además hay que considerar que mientras mas profunda es una mina la temperatura tiende a aumentar por lo que es necesaria la climatización adecuada del ambiente.

 

Existen dos tipos de ventiladores, están los ventiladores axiales o de hélices y los ventiladores radiales o centrífugos. Estas maquinas tienen como responsabilidad permitir el flujo de aire en el interior, en ambos tipos de ventilación. Existe otra clasificación para la ventilación de las minas, están las soplantes y las aspirantes. La ventilación soplante es aquella donde el sistema impulsa el aire hacia la parte interna de la mina a través de algunas tuberías mientras que la ventilación aspirante es donde el sistema absorbe el aire de la parte interna de la mina y luego procede a depositarlo fuera.

En muchas regiones del mundo se utiliza la ventilación aspirante, especialmente en la región europea. Mediante este sistema los europeos permiten la entrada de un aire purificado por una de las entradas de la mina y el ventilador succiona el aire perjudicial para llevarlo hacia fuera. Tanto el manejo adecuado de la ventilación de una mina así como la detección de incendios son temas muy importantes, ya que los incendios producen gases tóxicos que son trasmitidos a cada parte de la mina.

 

La profundidad de las minas puede producir riesgos, ya que las tensiones a que están sometidas las galerías por el peso de las rocas situadas encima pueden superar la resistencia de la roca y hacer que ésta se derrumbe de forma explosiva. Se han realizado muchos estudios e investigaciones para adecuar el diseño de las minas de modo que se elimine o reduzca el peligro de dichos derrumbes.

A parte de los riesgos anteriormente mencionados los trabajadores de una mina también pueden contraer enfermedades peligrosas. Esto se puede observar claramente en las minas subterráneas. En todas las minas se produce polvo, y su inhalación puede causar diversas enfermedades de los pulmones, como la silicosis o neumoconiosis en las minas de carbón, la asbestosis y otras. Además, en las minas pueden aparecer gases tóxicos, como sulfuro de hidrógeno o monóxido de carbono. En algunos casos se pueden presentar problemas de radiación por las emanaciones de radón procedentes de la roca.

Equipo arquitectura y construcción de ARQHYS.com.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario