Alvar aalto



Alvar Aalto

Alvar Aalto Se le considera como uno de los grandes maestros de la arquitectura y del diseño funcional moderno. Despojó la arquitectura de su época de las frías e impersonales formas geométricas que la caracterizaban, para enriquecerla y suavizarla con nuevos materiales de construcción – como la madera tradicional de su país – y con líneas más flexibles y rítmicas.

En sus proyectos arquitectónicos, Aalto siempre tomó en cuenta las particularidades del terreno y del paisaje, la función social que deberían cumplir sus construcciones así como las necesidades económicas, técnicas y humanas de los que iban a trabajar, a vivir o utilizar cualquiera de sus diseños. Por eso, cada una de sus obras es un todo armónico, un organismo dinámico dentro del cual supo crear un espacio funcional y estético. Más que todo reconocido a nivel internacional por sus trabajos de arquitectura, Alvar Aalto también diseñó mobiliario y objetos en vidrio. De hecho, se dio primero a conocer por su trabajo de diseñador antes de alcanzar la fama como arquitecto. Él consideraba el diseño de muebles como una extensión de cualquier proyecto arquitectónico: “Casi siempre produje mis muebles en el contexto de un conjunto arquitectónico, como acompañamiento de la arquitectura de edificios públicos, residencias de lujo o casas de artesanos.

Es un placer diseñar muebles en una forma tan compenetrada”. Los elementos de mobiliario y de iluminación formaban parte de su arquitectura y los utilizaba para organizar y humanizar los espacios. Fundó, con su esposa Aino y N. G. Nahl, la oficina de proyectos Artek, destinada a comercializar sus diseños de muebles, telas y accesorios para iluminación a los que añadiría más tarde artículos de cristal.Entre 1922 y 1933 hizo, con Eric Brygman como socio, sus primeras comisiones importantes como el edificio del Diario Turum Sanomatiturku, la Biblioteca Municipal de Vipuru (1927-35, destruida en 1943) y el Sanatorio para Tuberculosos de Paimio (1929-33). Este último proyecto, para el cual además diseñó los muebles y accesorios, se basaba en las necesidades de los enfermos, desde el sol que debían tomar, hasta su tranquilidad y entretenimiento por ello es considerado como una de las obras maestras del arquitecto y diseñador.

En 1933, Aalto se estableció en Helsinki y durante la siguiente década se le empezó a reconocer como uno de los más importantes arquitectos del mundo. Sus principales obras fueron el Pabellón Finlandés para la Feria Mundial de París (1937), la Villa Mairea (1938-39) –para la cual realizó la decoración interior y diseñó varios muebles– y el Pabellón Finlandés para la Feria Mundial de Nueva York (1939-40). Durante su carrera, Aalto realizó los más diversos tipos de edificios, que abarcan desde fábricas, museos, teatros, hasta casas habitacionales particulares, adquiriendo una maestría técnica y práctica que se refleja en cada uno de ellos. A lo largo de toda su obra, Aalto conservó esa voluntad de renovación, espontaneidad y libertad que dieron a sus diseños un toque personal, original y característico.

Si bien su obra es brillante y espectacular, no está concebida para impresionar o sorprender. Su preocupación principal fue siempre la concepción de una unidad armónica, funcional y estética; sin embargo, la necesidad de funcionalismo tan característica de la vida moderna, no se manifiesta en el arquitecto finlandés con un racionalismo frío, impersonal y geométrico, sino a través de líneas suaves y ondulantes, en el empleo de aluminio, cobre y maderas de ricas y diversas texturas y tonalidades, en fachadas articuladas, en muros recubiertos que atenúan la severidad de líneas y ángulos en la búsqueda de fuentes de luz, accesorios y mobiliario que humanizan, dan calidez y amabilidad al ambiente. (Articulo enviado por: Prefiere anonimato)


Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Alvar aalto. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/articulos/alvar-aalto.html.