Edificaciones antiguas


   


Edificaciones antiguas

En este ensayo voy a reflexionar acerca de la realidad que presentan estas edificaciones, que son más un motivo de preocupación colectiva que un motivo de orgullo para la ciudadanía en general por la inseguridad estructural y la calamitosa imagen que ostentan. También, refelxionaré acerca de la falta de iniciativas y cohesión de toda la comunidad para aportar a la solución del problema. En primer lugar, pienso que aquellas edificaciones en pésimo estado de conservación son un verdadero “peligro” debido a las condiciones de abandono y deterioro que presentan.

Y aunque sé que las edificaciones antiguas como son las “edificaciones de interés para ser declaradas monumentos históricos” constituyen elementos que podrían contribuir a impulsar el turismo como factor de desarrollo del centro histórico de la ciudad de Trujillo  siempre que se las restaure adecuadamente de lo contrario algunas de ellas son unas verdaderas “bombas de tiempo” porque están dañadas en sus estructuras y “esperan” el peor momento para colapasar, si no, recordemos la reciente tragedia del colegio “Seminario San Carlos y San Marcelo”, edificación que aunque no se encontraba totalmente deteriorada, el año pasado colapsó parcialmente y como resultado trágico murieron tres estudiantes. Otro ejemplo, que viví en carne propia, fue el colapso parcial de la construcción ubicada en el jirón San Martín con el Nro. 880, que sucedió en el verano de1999, pues una parte de su fachada cayó sobre la vía pública.

¿Y qué del derrumbe de la pared lateral de la edificación ubicada en el jirón Independencia con el Nro. 674-678?, cuyo desplome aplastó varios carros estacionados en una cochera contigua.En estos dos últimos accidentes fué un milagro que no hubieran víctimas que lamentar pero ,sí, estuvo muy cerca, pues en ambos casos habían personas en las inmediaciones. Así como éstos, estoy seguro, si continua el deterioro de tales edificaciones, habrán otros ejemplos, y todo esto sin que los dueños de aquellas edificaciones por sí sólos, puedan restaurarlas; tampoco alguna Institución local o nacional, ni el INC, ni la MPT, ni ninguna otra Institución pública ni privada diseñan proyectos ni estrategias efectivas de emergencia.

Me pregunto: ¿Qué pasará el dia que alguna de estas edificaciones colapse sobre algunos incautos turistas, causando pérdida de vidas?. ¿Qué les diremos?. ¿Acaso que sucedió, porque esa construcción era intocable, debido a que es antigua, se le ha otorgado o se le hiba a otorgar el rango de “monumento hisórico”?, ¿Sonará racional eso, acaso aceptable? ¿ Y si así fuera, quedaremos nosotros con la conciencia tranquila?,¿cuántos daños materiales más tendremos que soportar y/o cuántas vidas más deberán perderse antes que alguien se decida a hacer algo?. Entiendo que, la idea de conservar estas edificaciones como “monumentos históricos” implica el deber de tener que restaurarlas por completo. ¡Dios quiera! que algún dia esto fuere realidad para que nuestro centro histórico luzca maravilloso y sea análogo a algún otro europeo en lo que a la conservación del patrimonio histórico arquitectónico respecta y como consecuencia de ello se pueda incrementar el turismo y así contribuir al mejoramiento de la economía local y del país. Pero, bajo las condiciones económicas deprimidas y de desidia o indiferencia de gentes que vivimos en el Perú y que no proponemos nada nuevo para mejorarlos, pienso que es muy difícil conseguir ello y hasta me parece “iluso” tratar de conservar “todas las edificaciones vetustas como de interés histórico arquitectónico”, siendo el caso que algunas de ellas, repito, presenten deplorables condiciones, tanto así que han sido incluidas en la categoría de “patrimonio edilicio en mal estado de conservación”.

En segundo lugar, pienso que considerar a una edificación como “monumento histórico“, significa asumir el deber de promover y lograr su restauración y mantenimiento y debe ser algo que no sólo le competa al INC y/o a los dueños de las edificaciones sino también a la sociedad organizada, porque, en realidad, es un problema que debe ser tratado, por ejemplo, en mesa redonda con los colegios profesionales de arquitectos e ingenieros con el INC, la MPT, Cámara de Comercio, Gobierno Regional, Gobierno Municipal y representantes de la comunidad en general. Aquí, hasta donde me parece, el problema subsiste a raíz de que es abordado de una manera unidimensional, donde sólo los arquitectos se preocupan por la conservación del centro histórico de la ciudad de Trujillo recopilando, analizando y proponiendo cuales de todas las edificaciones existentes deben ser considerados “monumentos históricos”. Además se ha dado el siguiente paso: elevar un expediente técnico a la UNESCO para que Trujillo sea considerado “Patrimonio mundial de la humanidad”.

Aunque estas son acciones importantes y necesarias equivalentes a una cruzada que parece ser de pocas personas. Por eso mi reconocimiento a los profesionales que trabajan en eso. Así mismo, pienso que no es suficiente y que se debería plantear otras estrategias que ayuden a la restauración y mantenimiento del centro histórico de Trujillo en su conjunto. Como el problema va ineludiblemente más allá y el factor económico parece ser gravitante en economías como la nuestra, surgen las preguntas: ¿Cómo conseguir y canalizar recursos económicos hacia estas problemáticas edificaciones?, y ¿Es razonable porfiar la intangibilidad de la calidad de “monumento histórico” de un edificio que se encuentra en pésimo estado de conservación y que tampoco es posible su oportuna y adecuada restauración? son dos interrogantes obligadas, que debería tener un abanico de alternativas de solución. Pero las soluciones no abundan. Parece que a la mayoría de personas no les interesa. Y, por último, si los dueños de estas “problemáticas edificaciones” no tienen recursos para mantenerlas ni tampoco los tienen las Instituciones u organismo estatal alguno.

Entonces ellas continuaran constituyendo un potencial peligro para los transeúntes. Si la UNESCO tarda tanto en declarar a Trujillo como patrimonio histórico de la humanidad se tardara más en cosechar fondos por esa vía. En el caso específico de los monumentos históricos y de las edificaciones de interés para ser declaradas como tales, considero que una decisión importante sería desagregar algunas de estas “problemáticas edificaciones” del padrón de monumentos históricos y del catastro de la zona monumental respectivamente, en razón de que sobre todas las cosas, está la vida y la integridad física de las personas. El fin supremo de la sociedad es la “persona humana” por lo que hay que protegerla. Además, la Arquitectura debe estar al servicio de nosotros y no nosotros al servicio de ella, mucho menos si esto constituye un peligro. En tercer lugar, sostengo que, estas edificaciones también dañan la imagen de algunas de las calles de Trujillo monumental, como por ejemplo los jirones: San Martín, Orbegoso, Independencia, Bolívar, Estete, etc.

Ellas, tienen edificaciones en precario estado de conservación. Son, quizá, más un motivo de extrañeza o de compasión para turistas extranjeros acostumbrados a ver en otras latitudes construcciones antiguas pero en perfectas condiciones, luciendo la belleza, originalidad y riqueza arquitectónica del lugar. Es plausible el arduo trabajo de un conjunto de personas con buenas intenciones, profundo amor a nuestra tierra y admiración por el legado histórico, para que el centro histórico de Trujillo se declarado “Patrimonio Mundial de la Humanidad“. Pero, aún logrando éxito en esa gestión, el problema persistirá si no nos empeñamos en resolverlo mediante la pronta restauración de todas las edificaciones que tengan la calidad de auténticos “monumentos históricos” y se sustituya por edificaciones modernas a las demás construcciones vetustas que después de una recalificación, sea demostrado que no tienen las cualidades para ser declaradas “monumento histórico” y que constituyen un atentado estético contra la imagen urbana del centro histórico monumental de Trujillo, desmereciendo su original y valiosa perspectiva urbana.

En resumen, estas edificaciones en “mal estado de conservación” son un serio problema para la ciudad de Trujillo, al cual parece, la mayoría de nosotros nos hemos acostumbrado, sin pensar detenidamente en los perjuicios que esto puede acarrear. Concluyo que, lo hecho hasta ahora, aunque es importante, no ha aportado aún resultados efectivos, evidentes. Y que la mejor manera de empezar a resolver el problema en su conjunto es que “todos” sientan y tengan la misma visión de lo que significa el Centro Histórico Monumental de la ciudad de Trujillo como legado histórico e impulsor del turismo. Trujillo, Abril del 2006 . (Articulo enviado por: IVAN MIXAN ALVAREZ, ivomix@yahoo.com Pais: PERU)


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*