Hablemos de arquitectura



Hablemos de arquitectura.

Arquitectos como Miguel Angel, Borromini, Loos, Gropius, Mies, Aalto, Scharoun, Johassen, Foster, Roger, Piano o Safdie y aquí en Costa Rica, Bruno Stagno, Frank Beer, Hernán Jiménez, Víctor Cañas ,Bernardo Garcia, entre muchos otros, han logrado el éxito en el tanto, que han logrado que sus obras sean medios para comunicar un momento histórico. Debemos tener claro que nosotros los arquitectos somos comunicadores, y la arquitectura un medio de comunicación, así como los periódicos, la radio, la televisión son instrumentos que condicionan (según Renato de Fusco), nuestro comportamiento y caracterizan la sociedad, debemos considerar que la arquitectura transmite información que condiciona y caracteriza.

Tan así que ella, permite a estudiosos en el campo sociológico y antropológico interpretar a una cultura a través de sus obras arquitectónicas. El arquitecto debe estudiar a profundidad las funciones y el comportamiento humano, debe comprender al espacio como un algo temporalmente vivido y socialmente disfrutado, que acoge y exalta los acontecimientos sociales e individuales, el espacio es polidireccional y articulado que no se puede comprimir en un prisma unitario, que el espacio se temporaliza y que temporalizar significa desplazar incesantemente el punto de vista y por ende la estimulación de los sentidos mediante un énfasis programado pero espontaneo de los signos, visuales, odoricos, postulares, proxemicos, táctiles, gustativos, objétales, etc., en fin da la participación del usuario al crear una multiciplidad de visuales, centros de atracción, focos de interés del espectáculo y del espacio arquitectónico en una adaptación flexible a la evolución de las necesidades humanas.

LeCorbusier sintetizo este concepto al decir, ¨¨¨ una arquitectura para pasearse por ella, para recorrerla ¨¨ y Einstein nos enseña que el hecho no solo se localiza en el tiempo sino también en el espacio, el arquitecto es un creador, organizador y diseñador de espacios y el espacio excede los limites del adentro y el afuera, el espacio fluye en un discurso continuo y los discursos comunican. El tiempo es parte de este lenguaje de la arquitectura que permite la descomposición de la caja y descomponer no solo implica romper sus seis lados, implica que cada superficie debe tratarse libremente, el tiempo según Einstein es curvilíneo por lo tanto cada superficie debe tener formas libres con innumerables alternativas de articulación, tal como lo logra Víctor Cañas en los proyectos ganadores de la ultima bienal. Comprender la arquitectura tal como la comprende Cañas es comprender que los ángulos en las cajas no necesariamente son los puntos más económicos para los apoyos.

Al arquitecto hay que exigirle lucidez al comunicar y el lenguaje debe ser estructurado, lo que implica exigirle una lucidez estructural, una comprensión total de su composición, crear saltos laterales que reduzcan la luz de las vigas y que permita la continuidad como un proceso de liberación que conlleve a la planta libre en donde las paredes logran la independencia, ya no cierran, ya no cortan, las mismas son amplias, perforadas, eliminadas hasta lograr libertad, son paredes diafragmas, si es valido liberarse en lo horizontal es también en lo vertical, eliminar la opresión del encierro, explotar el espacio partiendo de las consideraciones estructurales, superando así el antiguo dilema entre técnica y expresión artística, tal como lo superaron Felix Candela o Nervi con sus paraboloides hiperbólicos. Karl Marx acertó al indicar que la arquitectura es la expresión más significativa de los seres humanos y toda expresión o manifestación es un intento de comunicar.


Este lenguaje que utilizamos los arquitectos es visual, por lo tanto lo que vemos y el cómo lo expresamos esta condicionado por nuestras metas basadas en la observación de la lógica especifica de nuestro campo y tiempo, dicho de otra manera como lenguaje visual, nuestro interés son los objetos, lo que conlleva a un pensamiento combinado de ciencia y empirismo, unificado en dos conceptos opuestos análisis y creación o sea el pensamiento empírico y creativo y el pensamiento científico, el primero funciona por asociación creando matrices de pensamiento sin jerarquía, o como lo diría Marsahll McLuhan mosaicalmente, lo que se necesita diseñar se da en un proceso creativo y no se puede capturar analíticamente, el pensamiento creativo esta fuertemente condicionado por el usuario, en si , no se crea categorías ni prioridades es uno el que determina las relaciones, mientras que el segundo es todo lo contrario, debe ser independiente al usuario, es jerárquico y metodológico, también llamado pensamiento objetivo – analítico.

Lo que nos lleva a que ciencia y arte mas tecnología es cultura, y toda manifestación cultural es obligatoriamente comunicativa, tal como Víctor Cañas lo logra al crear nuevas relaciones comunicativas entre los niveles, formas y espacios o Schinekel que traslada el espacio, la geometría y la forma a un nuevo plano o como lo logra Frank Gerhy al cuestionar las relaciones establecidas entre el material, espacio y detalle. Como arquitectos frecuentemente intentamos discutir una decisión de diseño objetivamente, cuando deberíamos estar usando un argumento asociativo y subjetivo. Para resumir, arquitectura es la ciencia, técnica y arte de crear espacios comunicando el momento histórico y la forma de ser de la sociedad. (Autor del articulo: Arq. Adrian Coto M.B.A. acoto@acarq.com -Licenciado en Arquitectura, Universidad de Costa Rica. -Máster en Administración de Negocios. Universidad Interamericana de Puerto Rico. -Gerente de A.C.Arquitectos y Asociados.)

Para citar este articulo en formato APA: ( ARQHYS. 2012, 12. Hablemos de arquitectura. Revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/articulos/arquitectura-hablemos.html.)




Deja un comentario