Casa habitacion de Monterrey


   


Antecedentes históricos de la casa habitación en monterrey. El origen de la Ciudad de Monterrey se divide en dos periodos; en la época colonial y la época del resurgimiento, la primera empieza con la fundación en 1596 y termina en 1786 donde comienza el resurgimiento con la erección del palacio episcopal de Nuestra Señora de Guadalupe.

El Factor que dio origen al tejido urbano es un grande y abundante manantial que originalmente llevó el nombre de ojos, de la ciudad hoy en día monumento a los fundadores de Monterrey. En el año de 1649 .el tejido urbano aumentaba muy lentamente, la ciudad estaba formada por unos 101 jacales de rama y lodo. En 1626 Monterrey ya contaba con un convento llamado de San Francisco, iglesia, cementerio, torre de campana. En 1775 la ciudad contaba con 285 vecinos, en 1890 en 100 manzanas sumaban cuarenta mil habitantes abastecidos por 3 tiendas de abarrotes, una farmacia, una ferretería y varias panaderías y carnicerías señaladas por banderas rojas que izaban a sus puertas. Más tarde 75 años después se convierte en la tercera ciudad en población, después de México y Guadalajara; con casi un millón de habitantes fue el primer centro industrial de México. El academicismo como lenguaje arquitectónico de vanguardia -feneció muy lentamente en la década de, 1920 (es decir, en los años que siguieron a la Revolución mexicana) por varias circunstancias ligadas entre sí que aparentemente no tuvieron relación directa con el factor económico, que es tradicionalmente el factor que decir de los rumbos de cultura. Los arquitectos, maestros, de obra o ingenieros que dominaban la construcción en la ciudad durante las tres décadas anteriores habían muerto como Lorenzo Ginesi (1909) o Alfred Giles (1920)– o eran ya viejos como Francisco Beltrán. Por otra parte, el campo constructivo comenzaba a ser dominado por los ingenieros, quienes tal vez no tenían la habilidad estética que supuestamente es propia de los arquitectos, pero en cambio poseían conocimientos técnicos que aplicaban más fácilmente en la obra moderna. Esto fue causa ya la vez efecto de la aparición de nuevos métodos constructivos con nuevos materiales (block de cemento, losas de concreto armado, cálculos estructurales complejos, etc.) Fue entonces cuando otros lenguajes arquitectónicos más actualizados arribaron a la ciudad instalándose sobre todo como actos de apropiación de modas con nuevos profesionistas formados en las ideologías de Europa, Estados Unidos y la Ciudad de México.

El esquema en planta -consistía básicamente en una composición ortogonal de piezas -de dimensión semejante interconectada entre sí formando una o dos hileras articuladas por un eje. (Pasillo distribuidor). Esta composición, que denota un grado de funcionalidad muy acabado; se complementaba con un patio lateral, un traspatio ya veces hasta un huerto. Cuando la forma y dimensión del terreno lo permitía, la casa se organizaba alrededor de un patio central, aunque esto fue menos frecuente. Quizá la evolución más notable que experimentó parte de la vivienda regiomontana durante las primeras, tres décadas del siglo XX fue la adición de una segunda planta a la estructura original metamorfosis parcialmente derivada del periodo de auge sucedido en los años del cambio de siglo. Efectivamente, aún es posible observar algunas residencias que exhiben su año de terminación entre 1910 y 1925 donde es evidente que esos años indican en algunos casos la remodelación de una construcción más antigua a la que se le agregó un segundo piso, entre otras cosas. Esto, desde luego, no significa la inexistencia del esquema con anterioridad, pues ya desde mediados del siglo XIX, por lo menos, se construía obra en dos plantas (recuérdese la desaparecida casa de Santiago Vidaurri). No obstante este fenómeno, aún la gran mayoría de la producción arquitectónica habitacional era un solo nivel, y se seguía ejecutando con los materiales tradicionales: muros hechos con grandes bloques de sillar; entrepisos con el sistema de vigas tablas de madera, y techos con el mismo sistema además de una capa de tierra amarilla, a modo de consolidante y aislante térmico. (Articulo enviado por: Prefiere anonimato)


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario