Alcantarillado condominial


   


Alcantarillado condominial.

En nuestro medio es muy común la construcción de alcantarillados convencionales que de alguna manera ofrecen una solución racional al manejo de las aguas residuales. Estos han sido construidos durante años bajo los mismos principios, sin tener en cuenta el tipo de población que hará uso de el, la facilidad de transporte de materiales, la existencia de mano de obra calificada en la región y mucho menos las futuras labores de mantenimiento del sistema. Es por esto, que es común encontrar sistemas diseñados con los mas altos requerimientos de ingeniería, en sitios que nunca serán usados. Estos sistemas representan mayores costos, mayor tiempo de construcción y mayor destrucción de los recursos naturales.

En la búsqueda de alternativas que sean una respuesta práctica al problema planteado, se ha recurrido a la revaluación de los criterios de diseño de los alcantariilados convencionales y se ha desarrollado el concepto de alcantarillados de bajo costo, que al igual que el primero, permite la evacuación de las aguas residuales pero con presupuestos notoriamente inferiores. El alcantarillado condominial es un sistema de bajo costo, desarrollado en Brasil a principios de la decada de los 80 y que en la actualidad se constituye en el principal modelo empleado en este país.

En Bolivia, su implementación ha permitido que grandes poblaciones accedan a este servicio gracias al apoyo de organizaciones internacionales tales como el Programa de Agua y Saneamiento del Banco Mundial y la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo. En Colombia, su implementación ha sido posible en algunas poblaciones que an visto en el, una solución rápida, económica y duradera. El alcantarillado condominial emplea la reingeniería para lograr una reducción de costos que permitan optimizar la disponibilidad de recursos, logrando una mayor cobertura en el servicio y/o un complemento del mismo con el tratamiento posterior de las aguas residuales. Entre sus principales ventajas, estan:

  • Ahorro hasta del 50% en el costo total del proyecto, en comparación con el sistema convencional, sin incluir l planta de tratamiento.
  • Disminución del tiempo de construcción hasta en un 60%, igual comparación.
  • Mayor cobertura.
  • Menor degradación de los recursos naturales.
  • Disminución del transporte de materiales.
  • Promueve la participación e integración comunitaria.
  • Su flexibilidad permite atender las necesidades reales de la población.
  • Su operación y mantenimiento no se convierte en un problema de las entidades gubernamentales, sinó en un compromiso de la comunidad.
  • Exige mano de obra menos experta, lo que propicia la generación de empleo al interior de la comunidad. (Enviado por: José R. González)

Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario