Edificio de correos


   

Edificio de correos.

Edificio de correosCon ello la nueva instalación comenzó a funcionar, continuando así la tradición de un servicio que existía en México desde la época prehispánica. En este lugar existía un edificio se la época virreinal conocido como el hospital de terceros, que para esas fechas se había convertido en el Hotel de Ferrocarrileros, ahí se empezó a proyectar en 1898 la construcción de la sede central de correos.

Él entonces ministro de obras publicas, por instrucciones expresas del General Porfirio Díaz, no escatimar esfuerzos y gastos, el arquitecto encargado del proyecto fue el italiano Adamo Boari, mientras que los cálculos y la concepción fueron obras del mexicano Gonzáles Garita. El edificio está desplantado sobre una cimentación tipo Chicago tan en boga en esos momentos fue ejecutada en México por Milliken BROS, de Nueva York. Adamo Boari concibió el proyecto del Palacio Postal dentro de las líneas de un Palacio europeo que bien pudo haber estado en cualquiera de las grandes capitales de la época.

A pesar de sus dimensiones y el predominio del macizo sobre el vano, el edificio no da ninguna sensación de pesantez. El remate general de todo el volumen a base de cresteria ligerísima compone magistralmente el conjunto. Si estilísticamente hablamos la solución es totalmente Sui generis, la definición final de su estilo es ecléctico, tiene formas isabelinas con remates e impostas del gótico y plateresco español, con logias venecianas, con trazos ondulantes del Art Nouveau como las del Palacio de Monterrey en Salamanca, con gráciles ventanas gemidas y arquillos conopiales. (Articulo enviado por: Julio César Pérez Guzmán, esstigma@hotmail.com)




Deja un comentario