Espacio dinamizado



EL ESPACIO PUBLICO VISTO COMO UNA CONFIGURACION DINÁMICA DE FUERZAS.

Frente a la pregunta de qué define un espacio público, lo primero que tendemos imaginar es un amplio espacio físico, bien definido por sus bordes y con una gran actividad y movimiento de gente en él.

Desde esa perspectiva, no es equívoco pensar en un espacio público como la confluencia, cruce y traspaso de fuerzas de gravitación y repulsión, que generan movimiento y que se producen por la existencia de los elementos que en ese espacio se encuentran.

Para ello, se ha escogido un espacio público en Barcelona, la Rambla, por poseer la condición de concentrar en sí misma, un fuerte flujo de movimiento dado por la inmensa variabilidad de elementos que en ella se encuentra. En esta oportunidad se presta atención básicamente a dos áreas temáticas, para la definición de espacio público.

La primera, apoyada sobre la base de conocimientos básicos de la física y de los fenómenos que estudia en el espacio, para referirnos con propiedad a conceptos tales como gravitación, repulsión, peso, masa, energía y distancia, entre otros. a segunda, se referirá a las formas de percepción del espacio desde la mirada de las personas. Aquí se analizará la postura de algunos autores como Arheim, Rapoport y Bailly para comprender mejor esta idea de espacio público como conformación dinámica de fuerzas.

ESPACIO DINAMIZADO.

La física entre sus premisas, define el movimiento como el desplazamiento de un objeto producido por una fuerza de empuje o atracción gravitacional producido por otro y a su vez, la magnitud de dicha fuerza, como dependiente de la masa de los objetos. (Mook, 1993).


En un espacio público sucede algo similar. Aún cuando las experiencias de la física son determinadas en espacios vacíos ausentes de otras fuerzas desviatorias, en el espacio urbano encontramos un fenómeno similar cuando nos referimos a la masa de los edificios y su presencia, la cual produce una fuerza de atracción o un empuje o repulsión, en relación a la percepción de las personas que habitan dicho lugar. Tampoco estos fenómenos de la física son aplicables a las personas.

La acción humana es producida en su forma más pura por una única sola gran fuerza: la fuerza de voluntad, como un gran motor que no se detiene, pero que puede llegar a ser estimulado por fuerzas externas del campo espacial donde nos encontremos y producir en nosotros la necesidad de movernos.

Los actos de las personas son una respuesta a una cantidad inimaginable de situaciones dinámicas externas, que se manifiestan en diferentes direcciones y a pesar de su naturaleza desigual, las percibimos, muchas veces en forma inconsciente, con nuestros sentidos.

Esas fuerzas pueden ir desde la existencia de un mercado, la presencia de calor en una zona, la existencia de un semáforo o de una carretera, hasta la existencia de fuentes informáticas, luminosas y sonoras, entre otras. (Enviado por: Claudia Lopez / Uwe Kramp)

Complementos para el estudio del espacio en la arquitectura:

Para citar este articulo en formato APA: ( ARQHYS. 2012, 12. Espacio dinamizado. Revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/articulos/dinamizado-espacio.html.)




Deja un comentario