Arquitectura y ecosistema



La arquitectura y su interacción espacial con su ecosistema.

Arquitectura y ecosistemaEsta se basa en que el impacto de un proyecto no se limita al ámbito definido por sus lindes legales. La mayoría de los arquitectos tienden a dibujar los emplazamientos de sus proyectos como si fueran zonas aparte, separadas de otras mediante verjas, muros y lindes. En la biosfera, sin embargo los ecosistemas no son sistemas aislados, sino que tienen un ámbito espacial entrelazado que se caracteriza por sus partes y por las interacciones entre esas partes.

Las interacciones entre ecosistemas atraviesan los lindes artificiales creados por el hombre. Los ecosistemas en la biosfera han de ser considerados holisticamente como interdependientes. Precisamente, uno de los elementos más importantes del pensamiento del ecologista este, en el cual se incorporan al concepto de ecosistema. Tanto en el interior de los ecosistemas como entre ellos, hay una red de dependencias reciprocas, de modo que los cambios que se produzcan en cualquier parte del sistema acabaran por afectar el funcionamiento de todo el conjunto ( a corto o largo plazo), aun cuando el grado de dependencia mutua pueda parecer remoto. Dada la complejidad e inseparabilidad de las acciones reciprocas entre los ecosistemas y dentro de un mismo ecosistema, el arquitecto no debe adoptar un punto de vista fragmentario de un ecosistema, o lo que es lo mismo, no debe considerarlo como un segmento espacial o como un componente del ecosistema aislado.

Por ejemplo, si el proyectista se centra únicamente en un fragmento y trata de perfeccionar un funcionamiento, lo más importante es que el resto del sistema responda de manera inesperada. Por otra parte, cualquier acción humana sobre un ecosistema puede influir no solamente en su entorno inmediato, sino también en los ecosistemas que lo rodean y en otros de la biosfera. Por consiguiente, el planteamiento ecológico tiene mucho de planteamiento ambiental holista. La importancia de esta premisa para los proyectos es evidente. Por ejemplo, muchos de los métodos existentes por el control de la contaminación medioambiental reclaman la eliminación de los contaminantes, pero, al final lo único que hacen es pasar de un contaminante a otro mas conveniente ( es decir, económicamente conveniente ). La legislación que protege la contaminación del aire o sobre la eliminación de los desperdicios sólidos (contaminación del suelo). Así, las autoridades locales responsables de la protección de los cursos del agua se ven obligadas, a transferir los problemas de contaminación de un medio ambiente a otro, a pesar de los efectos que esta transferencia pueda comportar.

Un enfoque del proyecto requiere una adecuada compresión de las interacciones espaciales de los ecosistemas. En algunos caso el medio ambiente del proyecto de edificación ha sido concebido por el arquitecto, erróneamente, como una serie de zonas ambientales independientes, como tierra, aire, agua, etc. Si se requiere prevenir el efecto de cualquier acción sobre un ecosistema, es necesario tener una compresión sinóptica de la interacción entre sus componentes. Por lo tanto es muy importante, que en la planificación de un entorno para construir, el arquitecto debe percatarse de que cualquier estructura que se ubique en que va a afectar, inevitablemente, en virtud de su presencia y de su funcionamiento, no solo al ecosistema del terreno, sino también a los de las inmediaciones ( por ejemplo la contaminación atmosférica vertida al aire por los ecosistemas mecánicos del edificio puede transmitirse a los alrededores por el proceso atmosférico de la biosfera ). Así pues, las posibles influencias de la edificación sobre los ecosistemas circundantes y sobre los otros de la biosfera deben formar parte del conjunto de consideraciones del proyecto.

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Arquitectura y ecosistema. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/articulos/ecosistema-arquitectura.html.