Fachada – Arquitectura


   

Fachada – Arquitectura.

Fachada - ArquitecturaSe llama fachada a cualquier paramento exterior de una edificación. Al utilizar este termino, es frecuente que se aluda a la fachada frontal, que suele ser la principal, de hablarse de una de las otras suele especificarse si es una de las fachadas laterales o la trasera. Cuando se realiza algún diseño arquitectónico, se toma muy en serio esta parte de la obra, pues es la primera impresión que se tendrá desde el exterior del edificio y en algunos casos es la única vía por donde puede expresarse o jerarquizarse la construcción. Cuando la cubierta tiene alguna intención estética, suele hacerse referencia a la misma como la quinta fachada.

Al paso del tiempo la fachada ha sufrido incontables transformaciones, pues esta cumple la función de ser el soporte o lienzo en que se expresan los estilos arquitectónicos, así como también a causa de las evoluciones de las técnicas de construcción. Por tradición, la fachada trabaja como estructura y como cerramiento del edificio. En ella se abren huecos para ayudar con la iluminación, con la ventilación, y para crear una comunicación del exterior al interior o viceversa. El tamaño y la forma en que se disponen los huecos en las fachadas, se ha visto condicionado por la capacidad para abrirlos, que tiene relación directa a la forma en que ha evolucionado el muro de carga, y la capacidad de protección que ofrezca, la cual se ve complementada con el vidrio y su desarrollo.

En tiempos antiguos no era posible fabricar vidrios de grandes dimensiones, por ello se dividían las hojas de ventana en secciones menores, que pudieran cubrirse con vidrios más pequeños. Luego de resuelto el problema de cubrir los huecos con vidrio, se trabajó con las estructuras de la fachada, pues al abrir un hueco, el dintel debía soportar más cargas. Por esta razón no era posible hacer huecos más amplios y se optó por hacerlos verticales. Este problema también encontró solución, pues crearon para ello el arco de medio punto y el arco apuntado.  El primer avance significativo se produjo en las catedrales góticas, pues allí se despojó de las funciones estructurales a la fachada, al sustituir el muro de carga por un muro de pilares puntuales, de modo que la carga de la cubierta era distribuida por medio de arbotantes a los contrafuertes del exterior.

Cuando inició el uso del acero en el siglo XIX, así también como el uso del hormigón armado en el siglo XX, se completó el trabajo de liberar la fachada de su dependencia estructural. Surge la fachada libre, con el Movimiento Moderno, pues en este movimiento se emplearon las ventanas corridas y los huecos horizontales. Ya en la actualidad, las fachadas se caracterizan por poseer una composición de huecos que surgen como respuesta a la demanda de iluminación de los interiores, además de que hay una gran variedad de formas y de materiales, como son el plástico, el titanio y los textiles. [ Equipo arquitectura y construcción de ARQHYS.com ].




Deja un comentario