Arquitectura latinoamericana


   

Arquitectura Latinoamericana; Propiedad y descendencia. La ciudad y la arquitectura latinoamericana son productos históricamente recientes: tienen cinco siglos desde la fundación originaria.

Pero menos de cien años desde la conformación de sus estructuras definidas. Historia reciente que no obstante, arranca de una fuente matriz fundacional, cual es el paradigma proyectual de las leyes de indias, uno de los mas formidables dispositivos de planeamiento de todas las épocas y responsable de algunas características fundamentales de la ciudad latinoamericana, como el crecimiento a ‘’ compás abierto’’, la cuadricula de ciento cincuenta varas, 140 de manzanas mas 11 de calle ( mas de 122 metros para la manzana ) de lado.

La organización alrededor de una plaza central bordeada de los edificios institucionales representativos ( el templo, el cabildo ) y el desarrollo de los asentamientos de acuerdo a un muy acordado numero de tipologías como la vivienda popular. En el caso de la arquitectura, tal condición sincrética en lo cultural, transforma todas las imposiciones estilístico-tipológicas que acarrean el pro

ceso colonizador: ello queda bien evidenciado en la arquitectura de los templos que, configurados en las pautas barrocas que preconizaba la iglesia contrarreformista en expansión colonial, se contribuye en lo que algunos denominan ‘’ barroco americano’’ y que no es mas que la tenaz supervivencia de pautas indígenas en el vocabulario y la tecnología impuestas, dando asi lugar a innovaciones interesantes como el desarrollo de formas decorativas de cierta abstracción estilizada que, claramente hacen confluir la iconografía americana con el sistema figurativo español, o la particular resolución en tecnologías madereras de los modelos eclesiásticos europeos. Es así que puede afirmarse la persistencia continua de un rasgo de hibridez en la conformación de la ciudad y la arquitectura latinoamericana.

Hibridez siempre operante como un conjunto de actitudes de confrontación o resistencia ante los modelos impuestos por el sistema dominante, de orígenes europeos. Toda la arquitectura desarrollada entre 1750 y 1850 ( el periodo de conformación liberal de los estados nacionales de Latinoamérica ( es así, una relativa elaboración de modelos ibéricos en los que la debilidad estructural de los referentes europeos ( mucho menos desarrollados que contemporáneas propuestas italianas , francesas o inglesas salvo cuando al pintoresquismo de la arquitectura barroca popular portuguesa que bien refleja en algunos ejemplos brasileños ) unido a situaciones de economía de escasez como la que se vivía en la colonia.

Severamente expoliada por el imperio, da lugar al surgimiento de una cierta arquitectura propia o criolla verificable mas que en programas específicos, en una suerte de franciscana ascesis, resuelta incluso con muy módica participación de arquitectos y así de ‘’ idóneos’’ como los maestros constructores o los alarifes, muchas veces frailes de la conquista meramente liberados al ejercicio de lo prescripto en manuales de provincia, generalmente adaptaciones españolas muy simplificadas de los tratados italianos como el de Vignola. Ello sin embargo no anula el hecho del trabajo en América, de algunos arquitectos-frailes de notable importancia o a la circunstancias de la ejecución de diseños tratadísticos.




Deja un comentario