Muros de carga



Muros de carga.

Un muro de carga: es aquel que lleva una carga en reposo. Los materiales más utilizados para construir muros de carga en grandes edificios son de hormigón, bloque o ladrillo. Por el contrario, un muro cortina no proporciona un importante apoyo estructural más allá de lo necesario para cargar con sus propios materiales o realizar el tipo de carga de un muro de carga.

Los muros de carga: son una de las primeras formas de construcción.


El desarrollo del arbotante gótico en la arquitectura, permite estructuras para mantener un espacio interior abierto, la transferencia de más peso a los contrafuertes en lugar de al centro de muros.

La Catedral de Notre Dame, por ejemplo, tiene una estructura de muro de carga con arbotantes.

El nacimiento de la era de los rascacielos, el aumento simultáneo de acero como un sistema de elaboración más adecuado, ideado por William Le Baron Jenney, y las limitaciones de la construcción de carga en grandes edificios han llevado a una disminución del uso de muros de carga a gran escala, en las estructuras comerciales.

Dependiendo del tipo de edificio y el número de pisos, los muros de carga se calibran con el espesor adecuado para soportar el peso por encima de ellos. Sin ello, es posible que una pared exterior pudiera llegar a ser inestable si la carga supera la resistencia del material utilizado, que puede conducir al colapso de la estructura.

En la vivienda, los muros de carga son más comunes en el método de construcción ligera conocida como “plataforma de elaboración”, y cada muro de carga se encuentra en una placa del travesaño de la pared que está acoplado a la placa base más baja.

Los marcos están atornillados a la mampostería o al cimiento del concreto. La placa superior o la placa del techo es la parte superior de la pared, que se encuentra justo debajo de la plataforma de la siguiente planta (en el techo).

La placa base o placa de piso es el punto de unión inferior de los montantes de la pared. Usando una placa superior y una placa de fondo, una pared se puede construir al mismo tiempo que se encuentra en su lado, lo que permite al final, el clavado de los postes de madera entre dos placas y que luego la pared acabada pueda inclinarse verticalmente en su lugar encima de la repisa de la pared; esto no sólo mejora la precisión y reduce el tiempo de construcción, sino que también produce una pared más fuerte.

Debido al enorme peso de los rascacielos, la base y las paredes de los pisos inferiores deben ser increíblemente fuerte. Pilotes se utilizan para anclar el edificio a la base subterránea. Por ejemplo, el Burj Dubai, el edificio más alto del mundo, así como la estructura más alta del mundo, usa un tratamiento especial y se mezcla con cemento armado. Más de 45.000 m3 (58.900 m cúbicos) de hormigón, con un peso de 110.000 toneladas (120.000 ST; 110.000 LT) se utilizaron para construir los cimientos de hormigón y acero, que consta de 192 pilotes, cada pila es de 1,5 metros de diámetro x 43 metros de largo enterrados más de 50 m (164 pies) de profundidad.

Los muros de carga se dan a conocer como muros portantes y son las paredes que en determinada construcción tienen función estructural. En otras palabras son las paredes que soportan otros elementos de la construcción. Los muros más antiguos conservados son los confeccionados en piedra.

Los romanos fueron los precursores del hormigón, mediante la técnica del Emplectum, donde se encontraban presente el sillar de piedra, relleno de un mortero preparado con cal, arena y cascote.

Cuando no se encontraban estas piedras, o era muy costosa su búsqueda, se procedía a sustituirla por adobe. Por esta razón se llevó a cabo una afinidad entre el emplectum y el tapial.

Con la técnica del tapial se levantaron edificaciones de hasta 6 pisos.

Cuando se habla de muros de carga, hay que reconocer que el material más empleado para esta tarea es el ladrillo, por ser un material resistente y duradero.

El que se incorpora a estos muros es macizo. Otras veces los muros de carga están confeccionados en bloques de hormigón, destacando que con este material no se puede lograr una gran altura.

Lo que dio la posibilidad de la aparición del hormigón armado, fue la llegada del acero. De esta forma el método constructivo dio un gran cambio. Actualmente las estructuras se desarrollan por combinación de vigas y pilares, y es muy raro cuando un muro adquiere función estructural, funcionando únicamente como divisores de espacios.

Los muros portantes tienen que transmitir las cargas al terreno, estos a su vez deben de estar dotados de cimentación, para que el muro no se clave en el terreno. La cimentación donde se encuentran los muros de carga es conocida como zapata lineal o corrida.

Los muros son superficies continuas, a los que hay que realizarles aberturas, ya sea para ventanas o puertas, con la finalidad de iluminar, comunicar espacios y ventilar. Es por esto necesario utilizar el dintel o el arco. Otro material que se une a la construcción es la madera, por permitir realizar huecos amplios.

Los arcos también sirven para desviar la carga de los muros a los lados.

Los forjados de los edificios se soportan sobre muros portantes, es por ello que los edificios que emplean muros de carga son ubicados en dos de las fachadas, siendo también utilizados como aislante acústico y térmico.

En caso de que sí se coloquen muros de carga debe de ser posicionados de forma paralela a la fachada. Se distinguen de los tabiques no estructurales gracias a su grosor.

Otros tipos de muros

Para citar este articulo en formato APA: ( A. 2012, 12. Muros de carga. Revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/articulos/muros-carga.html.)




Deja un comentario