Piramides. Información valiosa.


   


Pirámides.

Los egipcios iniciaron la construcción de pirámides durante el Antiguo Imperio (la más antigua tiene más o menos cinco mil años – la de Sakkara, tumba del faraón Kjoser, 2750 a. C.). El inventor de las pirámides fue el famoso arquitecto Imhotep. Luego de el ejemplo de Sakkara, continuaron construyendo pirámides a lo largo del Imperio Medio en el que se empleó el sepulcro subterráneo en vez de pirámides.

Están construidas de bloques de granito de un metro de altura que forman filas que cazan de forma que no permiten que entre un cuchillo entre ellos. Las filas de piedras están pintadas, formando franjas de diferentes colores con la punta de color dorado. Todas las pirámides tienen la misma alineación: están orientadas al norte con total exactitud, los lados de la pirámide tienen una inclinación de 51º, y cuando uno se acerca produce la sensación de que la pirámide se cae encima de uno. En los alrededores están las pirámides menores y mastabas para los altos funcionarios.

Apesar de las precauciones, son pocas las tumbas egipcias que permanecen intactas. Los ladrones de tumbas y los árabes las han saqueado con el paso del tiempo. De las tres pirámides del complejo de Gizeh, la única que permaneció intacta hasta la llegada de los arqueólogos fue la más pequeña, la de Micerino. Las pirámides de Gizeh, que son tres, pertenecen a la IV dinastía. Se perfilan en el horizonte luego de cruzar el suburbio de El Cairo (al que le deben su nombre) y de avanzar en dirección suroeste a lo largo de Sharia al-Ahram o Avenida de las Pirámides.

La historia de Gizeh se remonta por lo menos hasta el reinado del faraón Ninetjer de la II dinastía (su nombre aparece en algunos de los sellos de jarras hallados en una tumba en la parte meridional del yacimiento). Una tumba aun más antigua, la del faraón Wadj, de la I dinastía, se localiza al sur del área descrita como la necrópolis de Gizeh. Actualmente, el aspecto del lugar es el resultado de la configuración natural del terreno y el papel que el hombre ha jugado en los alrededores. Se extrae piedra caliza, que abunda en fósiles y se usa como material de construcción para pirámides y mastabas. Los efectos que tuvieron las actividades de cantería son más obvios en la parte sudeste de las pirámides de Jefrén y Men-kau-Ra.

El sitio se divide en dos grupos que se asientan sobre un terreno más alto y separados por un alto uadi. El primer grupo se compone por las pirámides y por los campos circundantes de las mastabas particulares. Los templos del valle, que pertenecen a las pirámides, y la Gran Esfinge con los templos adyacentes se sitúan en una meseta más elevada. El grupo más pequeño está compuesto por tumbas particulares y menos importantes, y se encuentra sobre una cadena de montículos, al sudeste. El estudio de este grupo de pirámides se inició en el siglo XIX.

Algunos de los exploradores más importantes del área fueron: Giovanni Battista Caviglia, Giovanni Battista Belzoni, R.W. Howard Vyse y J.S. Perring. Sin embargo, los que más contribuyeron al actual conocimiento de Gizeh fueron George Andrew Reisner, Hermann Junker y Sellim Asan. Aunque su excavación ha sido sistemática, no se puede decir que la exploración está terminada ya que falta mucho aun.

(Articulo enviado por:  Stewart Orozco stewart.arq@gmail.com)


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario