Paredes prefabricadas


   


 Paredes; Utilización del Prefabricado. Como todos sabemos la utilización de las paredes en prefabricado ofrece la flexibilidad a los cambios de uso, y así mismo encuentra en las particiones las mejores soluciones a la hora de distribuir espacios interiores o exteriores. De acuerdo con esta exigencia, las paredes Prefabricadas se dividen en fijas y desmontables.

Sin embargo hay que tomar en cuenta una variable determinante; el material y el tipo de procedimiento de soporte, de entramado o laminar mediante a paneles autoportantes. Los usos de los prefabricados fijos y los desmontables son bien diferentes. El grupo de los fijos esta formado por los que buscan sustituir el tabique de obra tradicional, mientras que los desmontables tienen un uso circunscrito prácticamente a los edificios de oficinas, aunque se pretendiera una total flexibilidad, también serian razonables en vivienda.

Por ejemplo los prefabricados fijos, se dividen en: En prefabricados de entramado, estos a su vez se componen de materiales como son de cartón-yeso, de celulosa prensada y aglomerado de madera. Dentro de los muros de prefabricados fijos son los de paneles autoportantes compuestos por materiales como: el hormigón aligerado, escayola y cartón – yeso. Mientras que los prefabricados desmontables o mamparas se dividen en: Desmontables de entramado y de paneles autoportantes. Los paneles de escayola de hormigón aligerado que van desde el suelo a techo, reducen las operaciones de colocación mediante un acabado superficial de gran calidad y aportan cierta facilidad para incorporación del tendido de los cables o conductos.

La solución que realmente esta substituyendo al tabique de panderete, y que mayor difusión tiene en los países más avanzados es la basada en los paneles de cartón-yeso, o los de celulosa prensada, que resuelve con muchas eficiencia todos los problemas anteriores. En conclusión, en las paredes prefabricadas podemos encontrar como su limitación más importante, y que a la vez debe considerarse en cada caso según sea el uso concreto del edificio, es su debilidad frente a la incorporación de un equipo pesado como, por ejemplo, unas estanterías para una biblioteca. Las soluciones reforzadas que pueden aportar una capacidad de carga similar a los tabiques de panderete comportan un incremento notable de coste. En cuanto a las mamparas, no todas tienen el mismo grado de desmontabilidad. Hay que valorar su eficacia por su facilidad de montaje y desmontaje con la perdida de material, así como por las consideraciones del ambiente y la incorporación de equipos.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*