Percepcion de la realidad


   


 Christian Doelker, en lo que llamo principios fundamentales de la percepción, señala que esta simplifica, ordena y configura la realidad percibida.

Según Doelker, la percepción busca simplificar por medio de la y ordena mediante unas ideas preexistentes, y de manera especifica afirma: “No se trata de un movimiento de fuera hacia dentro, sino igualmente de dentro hacia fuera. A menudo, gracias a la percepción, nos percibimos a nosotros mismos al intervenir en lo percibido por medio de la interpretación. Esta es la razón por la que la realidad también puede ser percibida de formas por distintas personas.”  Al movimiento de dentro hacia fuera donde intervienen las ideas, las esperanzas y los sentimientos de las personas, Doelker lo llama proyección. Y continua diciendo: “….Un niño vera un cerezo con otros ojos que un adulto, un campesino con otros ojos que una ama de casa y un carpintero con otros ojos que una pareja de enamorados. Cada una de estas personas esboza, proyecta su imagen en el cerebro. Para cada una de estas personas el cerezo no solo parece diferente sino que lo es. En todo momento es parte integrante del mundo de aquel que lo percibe….”  Con el ejemplo anterior el autor quiere significar que la forma de ver la realidad siempre esta relacionada con la situación psíquica del individuo. No solo absorbemos y racionalizamos una realidad, sino que la percibimos y proyectamos de acuerdo a los conocimientos y valores que poseemos sobre ella.

La ordenación que se haga con los elementos de la realidad percibida determina si esta resulta fiel a lo que acontece en el plano del mundo real. Es decir, el modo en que empleemos los signos, símbolos y señales determina si la realidad simbólica real y efectivamente expresa la realidad concreta. Si la realidad concreta es objeto mismo del cual se habla, la realidad simbólica es la que se vale de las señales, signos y símbolos como instrumentos de mediación para expresar la realidad concreta. Estos instrumentos de mediación conforman todos los sistemas simbólicos existentes. Las señales pueden encontrarse en la naturaleza como presagio de acontecimientos. Es el caso de un cielo nublado, humo, viento fuerte, etc. El reconocimiento de señales no amerita un amplio conocimiento de la significación de los sistemas simbólicos. Muchos animales responden instintivamente ante la aparición de estas. No ocurre lo mismo en el caso de los signos, ya que solo animales muy inteligentes, como perros y monos responden a los mensajes transmitidos mediante signos. La Enciclopedia Británica define como signo a un denotador concreto que posee un significado inherente especifico, casi análogo a la oración y que contiene significados de una naturaleza intrínseca. Cita como ejemplos más comunes los dibujos y las pinturas.

Autor: Geraldo Antonio Fernandez Liranzo Universidad Autónoma de Santo Domingo


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*