Viviendas sociales


   


Viviendas; política vivienda social.

Tradicionalmente de ha hablado de viviendas construidas para solucionar el déficit habitacional existente, refiriéndose a viviendas completas, totalmente acabadas, tipo llave en mano, conforme a modelos de países desarrollados. Este tipo de enfoque da origen a viviendas de un alto costo, que al no poder ser adquiridas por los sectores de menores ingresos son ocupadas por familias de ingresos medios que si tienen capacidad de pago, o paradójicamente, se convierten en viviendas frías, al no poder ser adquiridas por esas familias. De esta forma se demandan grandes subsidios para atender a los pocos privilegios, de forma que las familias de menos ingresos se ven en la obligación de resolver su problema a través de la construcción de infraviviendas en áreas marginales de las ciudades. Este grave desenfoque de la forma física de resolver el problema habitacional cuando los recursos son escasos, ha sido uno de los causantes del fracaso público y privado en la atención al problema habitacional para las familias de menores ingresos. La definición a lo dicho anterior se acota afirmando que no todo espacio que este separado y tenga acceso independiente es una vivienda.

La explicación empleada tiene dos propiedades: a) Es un espacio separado ( sus limites están construidos por paredes, techos y puertas); b) es un espacio con acceso independiente ( se llega a el, directamente desde la calle o pasando solo por áreas de circulación común, tales como patios, pasillos, corredores , ascensores, parqueos o jardines ). Se considera que las características anteriormente señaladas, puesto que exponen la esencia del concepto de un lenguaje claro, en términos positivos y sin círculos viciosos, hacen de esta una definición satisfactoria de mínimos. Para enfatizar el hecho, relativamente novedoso pero que este trabajo asume, se considera como una vivienda básica, incluso, soluciones materiales que raramente podrían construir una casa y casi nunca una casa terminada. Es por ello que para estudiar la problemática habitacional es necesario enfocar la vivienda desde una perspectiva amplia. La vivienda no solo seria la casa, sino que constituye un conjunto de servicios habitacionales que comprende inseparablemente el suelo, la infraestructura y el equipamiento social comunitario, junto al techo, refugio o casa. Por otro lado el hábitat que da origen a la vivienda es un proceso, lo que significa que debe estudiarse las fases y los componentes de dicho proceso y los factores que lo condicionan. La combinación de los conceptos de los servicios habitaciones y de proceso, plantea una concepción más integral y dinámica en la compresión y búsqueda de soluciones a los problemas habitacionales. La vivienda enfocada como proceso, no solamente es compleja por la diversidad de factores externos que interactúan con ella, sino además por la complejidad interna del proceso habitacional en cuanto a las fases y subprocesos que lo componen y la forma como los diversos agentes ( en gran medida el sector publico, el privado mas los usuarios ) participan en el.

La imprecisión conceptual de lo que se entiende por asentamiento humano hace que se haga uso en no pocas ocasiones de algunos calificativos como; transitorios; espontáneos; ilegales; marginales; precarios; de ocupantes sin títulos, etc. Un primer acercamiento hacia la descripción de los asentamientos humanos, lleva a enumerar sus características extremas; pobreza, insalubridad, hacinamiento, provisionalidad, no obstante, en nuestra opinión , los verdaderos rasgos definidores de los asentamientos humanos en América latina, son la peculiar forma de ocupar, organizar y utilizar el espacio urbano por parte de los grupos de mas bajos ingresos que se encuentran de hecho vetados por el mercado formal-tradicional al no encontrar ofertas adecuadas a sus capacidades de pago, y por ende a sus necesidades.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*