Ciudad urbana


   


El Nuevo Urbanismo y La Importancia del Lugar

La ciudad urbana es un elemento difícil de medir, pero el traslado de personal de empresas de una ciudad a otra, o la elección de la ciudad idónea para la implantación de nuevas oficinas representativas, se hace buscando aquellas ciudades que ofrezcan mas cantidad de elementos imprescindibles para el personal cualificado de dichas empresas: espacios públicos agradables y seguros, exentos de contaminación, tiendas de marcas globalizadas, buenas conexiones virtuales y reales, una calidad arquitectónica medida en función de la capacidad de aparición en los medios de determinados elementos, buenos servicios públicos privatizados, posibilidad de vivir aislados y sin interferencias respecto a la ciudad. Los productos no son las únicas cosas que se desmaterializan en el nuevo mundo ingrávido del comercio electrónico. También se reduce la propiedad inmobiliaria.

Las oficinas van desapareciendo los espacios privados. Muchas empresas han diseñado el nuevo espacio de sus oficinas para fomentar el trabajo en red dentro de la empresa, despachos abiertos, a veces denominados puertos. Desarrollo reticular espacios abiertos que probablemente producirá un incremento de la productividad del 20 al 30%. A los trabajadores se les dota de teléfonos móviles y ordenadores portátiles y se les anima a usar el tiempo de manera más eficiente trabajando en casa o en las oficinas de sus clientes.

Introduciendo un sistema de funcionamiento que utilizan oficinas compartidas mediante este sistema de hosteleria. La pérdida de intimidad, escondida tras la aparente libertad que son capaces de otorgar las TIC y que terminan favoreciendo una transformación del tiempo personal en tiempo controlado, ya sea dedicada al trabajo o al consumo dirigido. Los edificios y sus arquitectos son la garantía de la visualización mediata de la empresa y de la ciudad. La reducción de la superficie de las grandes empresas se contrarresta o compensa con la calidad de imagen del edificio. Los arquitectos elegidos para los proyectos emblemáticos arquitectos en transito constante de un punto a otro del planeta definen su actuación mediante una imagen de firma y por su capacidad de ubicuidad. Su acción se limita a la ‘’ idea de marca’’, a un sello, desarrollado por alguna de sus múltiples factorías. Se puede establecer una comparación entre este método de producción de arquitectura con el de una gran fabrica posfordista de bienes de consumo y de moda, donde la diversidad y la diferencia no son mas que una apariencia enmascarada que se apoya en la capacidad de distribución planetaria.

El espacio del consumo, que antes ocupaba lo local con sus particularidades y sus diferencias, se suplanta ahora por esta diferencia prediseñada de fabrica una lógica que sirve tanto para la sede central de una empresa como para un museo, un aeropuerto o un intercambiador de transporte rodeado de equipamiento de servicios que servirán de iconos para la atracción del capital global.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*