Zonas verdes


   


Cada vez más municipios sensibilizados por la calidad de vida en su entorno urbano toman conciencia del reto social y cultural que importa la preservación de los grandes espacios verdes, de la protección, del patrimonio natural y de la biodiversidad, así como del acondicionamiento de las orillas de los ríos.

Una gestión ecológica de los espacios verdes urbanos implica una colaboración intensa entre, urbanistas, arquitectos, ingenieros y paisajistas.

Función reguladora de la vegetación. En un entorno en el que la contaminación y el ruido representan una agresión constante, la función reguladora de los espacios verdes aun no siendo definitiva, no debe ser minimizada. Los espacios verdes ayudan también a reducir el ruido, de igual manera la vegetación frena la prolongación del sonido. La eficacia de este muro antirruido natural depende de la densidad y el tipo de plantas. Los espacios verdes urbanos proporcionan un sin numero de ventajas y favorecen al mismo tiempo.

  • El equilibrio físico y psicológico de los ciudadanos, a menudo afectado por el entorno urbano.
  • Los intercambios y las relaciones sociales, sobre todo de los jóvenes en los jardines y las áreas de esparcimiento.
  • Las actividades económicas forestal y agrícola y la horticultura.
  • La conservación del patrimonio natural, la protección de la fauna y la flora y la lucha contra la erosión.
  • Así mismo la conservación de los ecosistemas.

La relación entre la naturaleza y el entorno construido estructura la identidad de la ciudad. Un valor objetivo como es la superficie verde por habitante, se debe relativizar en función de la situación de los espacios verdes y su distribución en la ciudad, sus relación con el entorno edificado y su uso parque públicos, espacios d ocio jardines privados , bosques, terrenos agrícolas, etc.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*