Características del estado moderno



El estado moderno se le define como una institución política, soberana e impersonal, que posee una jurisdicción suprema sobre su propio territorio, y que posee total capacidad para poner leyes.

Una de las bases de todo estado moderno es la soberanía, es por ello que este siempre llega a actuar de una forma distinta de los demás tipos de estados.

El estado moderno se caracteriza principalmente por la posesión del monopolio de la fuerza y por el control de cada uno de los resortes del poder.

¿Cuáles son las características del estado moderno?


Origen

El estado moderno surgió en el siglo XV el cual fue dirigido por monarquías autoritarias. En ese tiempo los monarcas se llegaron a apoyar de ciertos elementos como son:

  • El sometimiento de la nobleza feudal.
  • El dominio de  un gran territorio unificado.
  • El cobro de impuestos.
  • La unificación de cada una de las leyes en todo el territorio.
  • La creación de un ejército conformado por soldados que eran totalmente profesionales.


Es independiente

Todo estado moderno se muestra como independiente, ya que dentro de su jurisdicción no hay un poder superior a él,  o sea siempre se muestra como un estado soberano.

Existe una despersonalización del poder

Aquí existe el poder del Estado el cual se ejerce de una forma independiente de la persona que lo realice en cada momento.

Se establece un fuerte poder central

En el estado moderno se llega a disminuir o suprimir totalmente los poderes feudales antiguos, como es el caso del poder de la iglesia, lo cual está relacionado con lo que se conoce hoy día como proyecto de Estado Nacional.

Entidad territorial

Se trata del medio físico que llega a ser fundamental para el estado se sostenga, el cual debe tener una magnitud para que el estado no llegue a afrontar  tareas demasiados pesadas.

Hay una consolidación de la unidad económica

El estado moderno muestra una gran capacidad para poder dirigir y a la vez regular la economía de su propio territorio. Del mismo modo tiene la capacidad de implantar a nivel externo un sistema de aduanas y ciertas normas que llevarán a mantener un buen control de las entradas y salidas de bienes.

Posee una institucionalización política

En el estado moderno siempre se presenta una separación entre el poder político y el poder religioso. El estado siempre posee el ejército y las fuerzas policiales, que en este caso corresponde a un monopolio del poder político. En cuanto al poder religioso alude al poder que se emplea como elemento para conseguir un control de las masas, como poder ideológico.

Infraestructura financiera, administrativa, diplomática y militar

Se llega a crear y desarrollar en este tipo de estado una burocracia administrativa la cual llega a trabajar para el Estado de una forma impersonal. Aquí se requiere de un personal bien completo y dedicado a las tareas para obtener y administrar los recursos.

Aquí la diplomacia pasa a ser la principal herramienta para crear esas relaciones con otras entidades estatales que lo llevarán a formar un sistema en conjunto.

El estado se muestra integrado en la sociedad

En este tipo de estado suele ser complicado diferenciar el pueblo de la institución.

Monopolio del poder

Siempre el estado moderno busca la forma de monopolizar el poder coercitivo directamente en su propio territorio.

Posee una estructura unitaria de poder

El estado moderno se caracteriza por poseer una legítima estructura unitaria de poder. Donde dicho poder se llega a ejercer por medio de ciertas burocracias o con ciertos funcionarios que forman  una determinada organización jerárquica que se compromete a administrar y dirigir los asuntos políticos.

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2018, 04. Características del estado moderno. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/caracteristicas_del_estado_moderno.html.






Arquitectura  |  Interiores  |  Ingenieria  | Hogar