Cadena de coronamiento de la cimentacion de piedra


   


Cadena de coronamiento de la cimentacion de piedra. 

Es un refuerzo de concreto armado que se coloca encima del cimiento de piedra, en aquellas construcciones que llevan refuerzos de concreto armado. Sirve para repartir el peso de la construcción uniformemente a lo largo del cimiento para evitar cuarteaduras cuando hay pequeños hundimientos en el terreno o en el cimiento. Pueden ser del mismo ancho del muro o bien un poco más anchos. Herramientas y materiales Para hacer las cadenas y en general, para hacer las estructuras de concreto reforzado se necesitan las siguientes herramientas: segueta o cizalla, martillo, gancho o pinzas para amarrar el alambre, grita o llave para doblar varilla, alambrón además de la varilla que generalmente es del número 3 (3/8), alambrón de 1/4, alambre recocido del número 18, madera para cimbra, clavos, cemento y arena para hacer la colada.

Elementos de la cadena Las dalas o cadenas se arman o se refuerzan generalmente, con 4 varillas de acero, unidas con anillos o estribos de alambrón, que se amarran con alambre recocido a cada 30 o 40 cm. según lo indique el plano estructural respectivo. Las varillas se venden en tramos de 12 m. de largo y de distintos gruesos, pero sus medidas están referenciadas a octavos de pulgada siendo por ejemplo, la número 3 de 3/8, la número 4 de 4/8 o sea media y así sucesivamente. El alambrón para hacer los estribos se vende por kg., en rollos, al igual que el alambre recocido con el que se amarran a las varillas.

Los estribos deben medir menos que la cadena de desplante, ejemplo, si esta mide 15 x 20 cm. los estribos deberán medir 10 x 15 cm., es decir, 5 cm. menos, para que alrededor de la armadura quede un recubrimiento de por lo menos 2 cm. de concreto.  Las armaduras para cadenas se colocan encima de los cimientos, la unión de una sección con otra se hace traslapando o encimando las varillas unos 40 cm. como mínimo, que luego se amarran con alambre recocido a cada 10 cm. En las esquinas la armadura se entrecruza y se amarra, doblando las puntas unos 5 cm. hacia adentro en escuadra.

En aquellos lugares donde deban ir castillos como refuerzo de los muros, se hace una unión con las armaduras de los castillos dejándoles unas patas de 20cm. que se unen con amarres a las varillas de las cadenas. El siguiente paso es colocar las cimbra o molde que reciba y de forma al concreto hasta que endurezca. Las cimbra se hace con tablas de pino de tercera clase, de una pulgada de espesor o grueso, y de 20 ó 30 cm. de ancho por 2.40 m. de largo, esta cimbra se pone en las caras laterales o cachetes de la cadena, para mantener los cachetes a la distancia precisa se usan unos separadores de varilla y otros de madera para que los cachetes queden firmes se presionan contra los separadores de varilla mediante unos tensores de alambre, para colocarlos se hacen unos hoyos en la parte baja de la cimbra a ambos lados de cada retenida.

Colocados y alineados los cachetes se tapan con papel mojado todos los hoyos o ranuras por las que pueda escaparse el concreto. Para que la madera de la cimbra se conserve y para que el concreto no se pegue, se lubrica por su interior con diesel, o aceite usado o con productos especiales para la madera.  El colado se realiza una vez que la cimbra esta correctamente colocada, el concreto ya preparado se vierte o cuela en su interior. El concreto se prepara con una proporción de 1:2:4, es decir que por cada tanto de cemento se ponen dos de arena y cuatro de grava. Antes de vaciar el concreto se mojan la cimbra y la piedra del cimiento, para que no chupen agua del concreto.

Conforme se van vaciando, se pica con un pedazo de varilla, para que penetre bien entre las varillas y los estribos, de manera que no queden huecos, el concreto deberá cubrir 2 cm. arriba de las varillas y los estribos. También conviene pegar con el martillo la parte inferior de la cimbra, para que el concreto baje y se extienda completamente en el interior de la cimbra. La cimbra se quita cuando el concreto ha fraguado o endurecido de tal manera que ya no pierde su forma, cosa que sucede entre las 24 y 48 horas después del colado, ya sin la cimbra, solo queda curar el concreto rociándole agua varias veces al día para mantener la cadena siempre húmeda durante 7 días. Gracias al colaborador Joel A. María por enviarnos esta interesante información.  [ Equipo arquitectura y construcción de ARQHYS.com ].


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario