Cimbras de madera


   

Cimbras de madera. 

Para poder colar todos aquellos elementos como: dalas de repartición, zapatas de cimentación, contratrabes, castillos, columnas, trabes, losas, etcétera, se emplean moldes. Estos moldes pueden ser de fierro o de madera, principalmente, además de aquellos hechos con materiales muy diversos como fibras comprimidas, asbesto cemento, etcétera. 1. Se usan moldes de fierro cuando se desea un acabado perfecto. Por lo elevado del costo de la cimbra metálica, su uso es restringido, utilizándose sobre todo cuando se tienen elementos modulados, es decir, cuando se tienen columnas o trabes tipo, etcétera, y en cantidad tal que amerite hacer el gasto de formas metálicas.

2. Los moldes de madera son los más usados, por su fácil adaptabilidad y manejo. Todas las formas, sean metálicas, de madera o de cualquier otro material, deberán llenar ciertos requisitos, como los que a continuación se indican para cimbras de madera. Deberá cuidarse que la madera que se emplee sea de primera calidad, exenta de nudos que comprometan la estabilidad de los moldes. En todos los casos, el diseño se ajustará a especificaciones que se anotarán en los planos de detalle. a) Las dimensiones de las formas estarán anotadas claramente en los planos de diseño correspondientes. Dichas formas deben reforzarse para evitar que se deformen.

Cuando se construyan de madera deberán tener el mismo grueso evitando irregularidades mayores de 3 mm y aberturas entre tabla y tabla de 5mm como máximo. b) La escuadría de las piezas de madera por usar deberá ser tal, que tenga la resistencia y rigidez necesarias y suficientes para soportar las cargas verticales y los empujes laterales; asimismo, al calcular el espesor de la cimbra, deberán tomarse en cuenta las cargas adicionales propias de las operaciones que se ejecutan al vaciar y compactar el concreto. c) Los moldes deben sujetarse firmemente a fin de evitar deformaciones en la superficie del concreto; asimismo, deben evitarse todas aquellas hendiduras por las cuales pueda escaparse la lechada de cemento, evitando así acabados defectuosos. d) Todos los amarres o soportes que sean utilizados para sujetar firmemente los moldes, deben removerse y sacarse una vez vaciado el concreto, con excepción de los soportes metálicos que pueden dejarse ahogados en él.

e) Cuando se usen moldes de madera debe protegerse su superficie con una mano de lubricante (aceite mineral incoloro, diesel, etcétera) para conservar la cimbra y evitar que se adhiera el concreto a ella. Antes de vaciar el concreto a los moldes deben estar perfectamente mojados para evitar que la madera absorba agua del concreto. f) Antes de que se lleve a cabo el colado deben revisarse meticulosamente todos los moldes, puntales, amarres, distribución y colocación de fierro, etcétera, a fin de percatarse que las operaciones propias del colado de concreto se harán en un plan de absoluta seguridad y, asimismo, deberán removerse o modificarse aquellos que se encuentren defectuosos. Antes del colado todo molde deberá barrerse, limpiarse y lavarse perfectamente, dejando además la superficie libre de cualquier material extraño.

Cuando la superficie de concreto no vaya a ser aplanada posteriormente y por el contrario, se pretenda dejarla aparente, se cimbrarán con madera labrada aquellas partes que estén en contacto con el concreto, cuidando que el colado se haga con minuciosidad y esmero para que el aspecto final sea uniforme. Se evitarán en todos los casos remiendos y desportilladuras. g) La cimbra podrá quitarse después de veinte días en todos aquellos elementos como losas y trabes, siempre y cuando se apuntalen siete días más. Un día cuando se trate de “cachetes” de cadenas, cinco días después del colado en elementos como columnas, castillos, cachetes de trabes, etcétera y diez días para postes aislados, tomándose las precauciones necesarias con el objeto de no perjudicar el acabado.

Una vez descimbrado no deben colocarse cargas sobre el concreto fresco. En losas de concreto para techos y entrepisos, el cimbrado se hará con la madera y en la forma que indican las especificaciones generales de concreto, apoyándose exclusivamente en puntales y puentes, sin deteriorar los muros con perforaciones de ninguna especie (machinales). Los puntales se contraventearán y acuñarán descansando en su base sobre vigas no menores de 1.00 m, como arrastre. En caso de apoyarse en piso de tierra se apisonará previamente. La cimbra se nivelará y mojará hasta saturarse antes de iniciar el colado, habiendo sido clavada con anterioridad, dejando la separación necesaria en caso de usarse madera nueva. Toda la madera será del mismo grueso en cada losa.

Cuando el colado de losas de entrepiso se lleve a cabo con cemento de fraguado rápido, podrá descimbrarse después de 7 días, apuntalando tres días más. Tratándose de losas de entrepiso de edificios de varios niveles, en todos los casos las losas de los niveles inmediatos inferiores al que se está colando, deben ser apuntaladas. Normalmente, la madera que se utiliza para cimbrar cualquier elemento estructural, es pino de segunda sin nudos, estufada y entregada labrada de acuerdo con las necesidades y escuadría particulares. En aquellos casos en los que se necesite mejor acabado, el llamado aparente, se usa madera de primera de pino inclusive triplay de 16 mm de espesor. Es necesario hacer la consideración especial para la llamada obra falsa en la cual la madera se armará siguiendo en forma estricta el diseño, dimensiones y demás especificaciones que aparecen en los planos respectivos, tomando muy en cuenta que todos y cada uno de sus elementos deben satisfacer los requisitos siguientes: En todos los casos las superficies horizontales deben quedar a nivel y a hilo, las verticales a plomo y a hilo y aquellas que por el diseño deban conservarse inclinadas, deberán estar a hilo y con la pendiente que marquen los planos respectivos.

La flecha máxima permisible de cualquiera de los casos anteriores deberá ser de 1/500. La superficie que deba quedar aparente será cepillada y lijada. En vigas y trabes interiores se considerará una contraflecha igual a 1/400 del claro libre. En las losas la contraflecha medida desde el centro de los apoyos largos al centro del tablero será de 1/400 del lado corto. Cuando se trate de tramos discontinuos, cuando menos en un apoyo y en tableros en esquina el valor anterior 1/400 se aumentará a 1/200. Cuando se trate de voladizos el aumento será de 1/400 a 1/100 tomando en cuenta el punto de empotramiento hasta el extremo libre. Generalmente en obras de poca consideración los andamios se hacen con gente por día, sin embargo es conveniente fijar un precio por este concepto, ya sea por lote o por metro cuadrado.

En este último caso cuando se trate de trabajos especiales que se hagan a alturas mayores de 4.00 m, como por ejemplo para pintura y acabados en general de muros laterales de cines, teatros, frontones, gimnasios, etcétera, las operaciones deben sufrir un sobreprecio por metro lineal de altura y por metro cuadrado. Asimismo se consideran cimbras de tipo especial aquellas que se usan para isópticas, graderías, cascarones y losas con cierta curvatura. Para el cálculo de cimbras de madera se han hecho las siguientes consideraciones generales: como las operaciones de armado de fierro y colado del concreto son pasajeras, las cargas que soportan las cimbras son eventuales, y como consecuencia de lo anterior, al calcular los espesores de la madera, podemos considerar esfuerzos mayores de los de costumbre.

Todas las piezas de la cimbra están sujetas a esfuerzos de 60 Kg/cm2 a flexión y 10 Kg/cm2 en esfuerzos cortantes, pudiendo aumentarse hasta un 50% tratándose de maderas de primera calidad. Maderas de primera. Son aquellas que presentan nudos firmes no mayores de 2.5 cm, sin torceduras o deformaciones longitudinales y están exentas de rajaduras. Maderas de segunda. Son las que presentan nudos flojos pequeños hasta de 1.5 cm o nudos firmes mayores de 2.5 cm, pero sin exceder de 3/10 el ancho de la pieza, puede tener rajaduras longitudinales menores del ancho de la sección, o grietas que no lleguen a V2 del espesor y con longitudes de 1/6 de la pieza. Maderas de tercera. Son las maderas que rebasan las especificaciones anteriores y sólo deben usarse en construcciones provisionales o secundarias. Gracias al colaborador Joel A. María por enviarnos esta interesante información.  [ Equipo arquitectura y construcción de ARQHYS.com ].




Un comentario

  1. ALEJANDRA ACEVEDO says:

    Hola:
    quiero que me cotizen cimbra, 64 juegos para columnas, 5000 puntales y cimbra de madera triplay de 1″ y 5000 polines ó puntales.
    la altura de los puntales es de 2.60 m ó 2.80 m.
    ojala y pudieran mandar la cotizacion a la brevedad posible se los agradeceria.
    Saludos
    Alejandra Acevedo.

Deja un comentario