Decoracion colonial


   


Olga, con formación en interiorismo e historia del arte, con su visión sobre lo rustico y lo colonial, compro una casa en 1999, ubicada en plena serranía de Cuenca.

Tras cinco años de reforma junto su marido, el arquitecto Agustín Mateo, realizaron un trabajo muy singular. El objetivo trazado fue transformar “Los Roseldos” en un homenaje al arte popular americano. Tras realizar investigaciones fuertes para obtener la información deseada, resultó que no se tenía una red comercial con acceso al mobiliario y a los accesorios correspondientes al estilo deseado. Por esta razón fue necesario importar elementos originales, entre ellos objetos decorativos, textiles, plantillas de estarcido y mobiliarios.

Además de lo antes mencionado, se completó con adquisiciones previas, trabajos de encargo y algunas joyas heredadas. En el primer nivel se encuentra ubicada la cocina, aquí se conservó la chimenea en ladrillo refractario, por ser parecida a las que dominaban los fogones coloniales. Aquí encontramos diversas estanterías y muebles auxiliares que facilitan el desarrollo de las actividades del lugar. Una gran variedad de elementos como tarros de aluminio retro, cajas de madera y vajilla inglesa antigua, se encuentran aquí presentes.

En el baño principal, un zócalo alto alicatado de color blanco y un estarcido original de Maine para la zona superior. El lavabo está sobre un mueble hindú y en la encimera piezas de porcelana inglesa. Los estampados de las zonas de paso también son típicos de la época colonial. Del pasillo se pasa al despacho o sala de lectura, un rincón lleno de detalles, presentes en las paredes, mobiliarios, tapices, etc. El comedor es un poco estrecho debido a dos paredes maestras. Aquí las paredes están empapeladas. La sala parece extraída de un cuento de hadas. Los tapizados merecen ser vistos. Los mobiliarios son antiguos. En la entrada colocaron un mueble de roble antiguo junto a un sillón de caoba. El televisor se encuentra en un armario celeste de Juste Requena. La chimenea está decorada al frente con una pantalla bordada Arts&Crafts traída de Inglaterra.

En uno de los dormitorios hay un patchwork quilt de piezas hexagonales, similar al patrón flower garden, popular entre 1900 y 1930. En el otro dormitorio, la cama de hierro forjado, el quilt cosido a mano y los estarcidos, reproducen un modelo de Brookfield, Vermont. En el dormitorio principal hay una cama de forja. El tejido es de piezas circulares de diferentes colores y estampados. Un armario provenzal pintado con motivos florales. El estarcido de la buhardilla a media altura es un sueño.

[ Equipo arquitectura y construcción de ARQHYS.com ].


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario