Estetica y diseño


   


La cuarta consideración en el diseño arquitectónico es el conjunto de atributos estéticos.

Las variables son abundantes: la hoja y la flor, su tamaño  y color, la forma y la textura, la configuración de toda la planta y su cambios estacionales y no son sino cualidades visuales que pueden compaginarse con el diseño. Idoneidad. La quinta consideración se refiere a las condiciones y requisitos para su crecimiento y supervivencia y la labor de mantenimiento correcta. El mantenimiento de las plantas es un tema importante, del que extraemos cuatro puntos principales:

  • El agua: las plantas las necesitan para crecer y en regiones áridas es necesario regar regularmente las especies que no son nativas y el drenaje para evitar suelos anegados.
  • Un plan de fertilización: que enriquecen los suelo pobres con mezclas alimenticias que estimulan el crecimiento y la generación de especies vegetales.
  • El control de malas hierbas: que se apropian de la humedad y alimento de los cultivos seleccionados.
  • La poda: da el acabado final a árboles y arbustos, y ayuda a mantener la forma del árbol y arbusto y es fundamental para la productividad de los frutales y la floración de las plantas.

Las plantas, como los pavimentos, son un material que a veces, siguen modelos de aplicación similares y cuyo costos de mantenimiento y reparación son consideraciones adicionales. Los arbustos y cetos delimitan espacios, igual que las paredes de una habitación, los envuelven y ocultan de vistas molestas. Los árboles de copa voluminosa y las parras, cuando cubren un entramado en alto, producen por igual un efecto de techo y proyectan una bonita tracería de sombras. Las plantas tienen la propiedad de articular los espacios interiores y exteriores, y de dar variedad ambiental con sus colores y texturas.

La avenida común es un clásico del empleo de unas especies vegetales como elementos capaces de estructurar un espacio y guiar la atención y el movimiento a través de un paisaje. Una función extremadamente importante de las plantas es el control de la erosión, pues con sus raíces retienen la tierra. Otro uso funcional es el control del microclima. El punto final es una referencia al proceso de simplificación que ataca al paisaje agrícola de la moderna arquitectura paisajista. No se saca provecho ni se utiliza la variedad de material vegetal y el diseño se limita a pequeño número de soluciones acertadas.

(Enviado por: Rocio E. Nolasco,  Fuente oficial: Archivo de consulta personal..)


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario