Mamposteria estructural


   

Por otra parte, expresado en la terminología oriental, “tan inútil es aprender sin meditar como es peligroso pensar sin antes haber aprendido de otros”.

Para tales efectos iniciaré con una serie de comentarios conceptuales referentes a las estructuras de toda índole. En primer término se debe comprender que no existe un sistema estructural mejor o peor, en cualquier sentido, que otros sistemas estructurales. En realidad, cada caso debe ser analizado individualmente, estudiando alternativas desde la etapa de prediseño, teniendo en cuenta que las obras deben surgir de una intuición no solamente del arquitecto proyectista sino también y en forma simultánea, del ingeniero calculista. Por supuesto, la iniciativa es del arquitecto, quien debe tener un entendimiento conceptual de las estructuras.

Sin tal iniciativa es acertada, el proceso de cálculo estructural se limita, sin pretensiones, a su verdadera característica y razón, es decir, es una herramienta, sin duda compleja y que demanda estudio, capacitación, imaginación y experiencia, pero simplemente una herramienta, para comprobar que la forma y las dimensiones de un proyecto tienen la apropiada capacidad para soportar las cargas de diversa índole a que estará sometido. Es aquí oportuno presentar una alarma: la gran comodidad generada para el análisis y diseño de las estructuras por los programas de computador, está haciendo olvidar que es indispensable conocer y comprender los principios del comportamiento de las estructuras, iniciando por los más elementales principios de la mecánica estructural y la estática.

Con esto quiero decir que, por favor, no olvidemos el estudio de las propiedades fundamentales de las estructuras y de las formas estructurales; si no actuamos así, es grande el riesgo de equivocaciones lindamente analizadas y mejor dibujadas a todo color, por los despiezadores automáticos y tantas cómodas herramientas sistematizadas. Recordemos que una equivocación en el diseño estructural implica un alto riesgo de catástrofe y pérdida de vidas humanas. – En resumen, usemos, no faltaba más, las excelentes herramientas y ayudas de análisis, de diseño y dibujo, pero no dejemos de “pensar y entender” el comportamiento de las estructuras y de sus componentes. – Si así lo hacemos, podremos detectar oportunamente las incongruencias en los resultados automáticos de tales ayudas y proceder a corregirlas. Como ingenieros y constructores entendamos que el fin primordial de las obras no es hacerlas para que resistan. Esta sí es una condición fundamental, pero no es su fin primordial.

El fin primordial de un edificación, según el profesor Eduardo Torroja, puede ser agrupado en tres grandes campos:
1) Fin: Aislar de agentes externos Medios : Cerramientos y cubiertas
2) Fin: Sostener cargas. (verticales y horizontales) Medios : Muros de carga, columnas, placas de piso, vigas, puentes, escaleras, cimientos.
3) Fin: Contención de empujes horizontales. Medios : Muros de contención, presas, silos, diques, etc. Por supuesto, hay que tener en cuenta en el estudio de alternativas de solución estructural para una situación particular, que el resultado de la solución debe cumplir con obvias condiciones prácticas:
1) Condición Estática: – Durabilidad: debe perdurar, con calidad, en el tiempo. – Estabilidad: No sirve un edificio que sin romperse, se voltee, o se hunda o se deslice.
2) Condición Resistente: – Los materiales deben soportar las cargas y los usos a los que estarán sometidos. La abrasión, el clima y el medio ambiente, los ataques de líquidos, ácidos y agua, los abusos eventuales, los grafitis, los posibles cambios de uso, en fin, las condiciones de trabajo razonablemente previsibles deben ser razonablemente analizadas.
3) Condición Económica: – Analizadas las alternativas de solución estructural y de materiales, una obra debe ser, bajo igualdad de las demás funciones, lo más económica posible.El costo depende de gran cantidad de variables, nunca iguales en distintos medio ó circunstancias, y por ello requiere cuidadoso análisis y discusión. Aspectos tales como procesos constructivos, disponibilidad y calidad de mano de obra y de equipos, alternativas de materiales (con eventuales incidencias estéticas y de proceso de uso), el proceso administrativo necesario, la indispensable supervisión técnica, en fin todo lo que implica convertir un proyecto, pasando del papel a la realidad construida, pero, así mismo, el costo de conservación y mantenimiento y renovación, son aspectos que requieren un ponderado análisis de costos y un proceso de decisiones generalmente complejo y que por ello necesita de la opinión de personas expertas en cada tema.
4) Condición de Tiempo: – Inevitablemente unido al proceso de análisis de alternativas y de costos, se encuentra el plazo de ejecución de una obra. – El costo financiero, el flujo de fondos, el tiempo muerto o lucro cesante de la inversión, el tiempo de retorno de la inversión, la oportunidad y velocidad de las ventas, la posibilidad de reinversión, son todos temas que también hacen parte del análisis que definirá el sistema estructural y constructivo de un proyecto y que directamente están relacionadas con el tiempo.
5) Condición Estética: Debe ser siempre tratada como una condición esencial. – La humildad o la economía de una construcción no debe reflejarse en la falta de estética, pues con un poco de esfuerzo se logran soluciones humildes y económicas pero dignas. Por otra parte, rara vez el derroche económico genera acertadas soluciones estéticas.

Desde el punto de vista estructural, hay una clara afirmación: cuando se logra empatía entre el diseño arquitectónico y el estructural, las soluciones son lógicas, sencillas y bellas. Casos clásicos de esta afirmación pueden verse en las obras de Nervi, Candela, Dieste, Salmona y Calatrava. En resumen, las condiciones ó funciones que debe cumplir un proyecto son: - Estabilidad y durabilidad – Resistencia – Estética – Economía Ahora bien, para atender estas condiciones se debe analizar alternativas de los siguientes componentes: – Materiales – Sistemas estructurales – Formas, volumetría, dimensiones – Métodos y recursos de construcción Es claro también que todas las condiciones, así como los componentes de las soluciones, están íntimamente relacionadas y un tema no puede ser analizado sin mirar la influencia y consecuencia sobre los demás.

(Enviado por el colaborador: Pedro Julio Hernandez,  Fuente oficial: Libros de consulta personal…)




Deja un comentario