Gres porcelanico


   


Al realizar el cambio del suelo de la vivienda, una de las mejores alternativas es seleccionar como material para ello el porcelánico.

Este es un tipo de pavimento que se originó en la década de los años 80, y a resultado ser toda una revolución técnica, debido a sus altas prestaciones y por la apariencia del mismo.  Es un material muy compacto, vitrificado y tiene una porosidad mínima, por lo que resulta ideal para ser utilizado en todas partes, especialmente en las zonas exteriores. Funciona además como un buen aislante térmico, por lo cual es recomendado para la instalación de la calefacción por medio de hilo radiante.

Entre las principales características de este suelo se encuentran las siguientes:

- La resistencia. Es un suelo inalterable, el aspecto del mismo se conserva a pesar de los cambios bruscos de temperatura, por la humedad, o la exposición a agentes químicos. Por su alta resistencia al roce, resulta ideal para ser colocado en los interiores, exteriores o zonas de mucho tránsito, áreas expuestas a desgaste y a las altas temperaturas.

- Higiénico. El gres porcelánico, posee aislamiento eléctrico, con lo cual no capta el polvo ambiental de la superficie, contribuyendo de este modo a la salud de cada uno de los usuarios. También es antialérgico, pues es de naturaleza inerte y por sus propiedades impermeables, es decir, que tampoco es poroso, dando como resultado la no humedad, ni el desarrollo de hongos y gérmenes.

- Fácil de limpiar. Fácil de conservar, sólo se necesita pasar un trapo húmedo para que le mismo recupere su color o brillo. Cuando se quiere eliminar alguna mancha se le añade al agua un poco de lejía o de algún detergente especial para gres porcelánico. No es aconsejable la utilización de ceras o de productos grasos en la limpieza.

[ Equipo arquitectura y construcción de ARQHYS.com ].


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario