Agua y civilizaciones



Agua y civilizaciones.

El agua, compuesta por una molécula de dos átomos de hidrógeno y uno de oxigeno. Liquido vital, y no podemos vivir sin ella.

El agua ha sido de trascendental importancia en el desarrollo de la humanidad.

Sin agua la vida no existe, y forma parte de los cuatro elementos: agua, tierra, fuego y aire. Haremos un paseo por diferentes lugares para descubrirla. Somos agua, nuestro cuerpo está formado entre 60 a 70 por ciento de tan preciado líquido.

Las tres cuartas partes de nuestro planeta están recubiertas con agua. Muchos pueblos tienen mitologías relacionadas con la lluvia y el agua, y forman parte de sus leyendas.

El humano en el recorrer por el mundo buscó los lugares donde hubiese agua. Las grandes civilizaciones se establecieron en Mesopotamia, es decir, entre los ríos Tigris y el Eufrates. El río Nilo fue fundamental para Egipto, ya que sus crecidas anuales, les permitió desarrollar la agricultura.


Los egipcios “domesticaron” el Nilo e hicieron canales y lagunas para aprovecharla, en cada crecida. Fue el río donde colocaron a Moisés en una cesta, y así, fue descubierto por la hija del faraón.

Lo mismo pasó con Sargón, que lo pusieron en una canasta de caña y lo colocaron en el río Eufrates. En sus orillas se fundaron grandes ciudades-estados, como lo fue Babilonia, dando así, nacimientos a grandes civilizaciones. El agua en algunas culturas ha servido de castigo, como lo encontramos en el Génesis.

El agua inundó todo, y ésta historia la encontramos en muchos otros pueblos. Asimismo, el agua es purificadora y tiene una función de ritual en muchas religiones, como lo son: el bautizo y la ablución.

El judaísmo, hinduismo, islamismo y muchas religiones cristianas recurren al agua para sus rituales. Tenemos ríos sagrados como el Ganges, y el Jumna, en la India donde van los hinduistas a purificarse.

Los ríos Amarillo y Azul, en China que juegan un papel en el desarrollo de la agricultura, sin embargo, a veces las crecidas de estos ríos aportan destrucción y calamidades. En el valle del indo, se desarrolló la agricultura y, así, alimentó a los grupos humanos que vivían en ésa geografía. También tenemos lagos y mares, que han contribuido al desarrollo de los pueblos.

El Mediterráneo con su fauna, y sobre todo que permitió la navegación marítima por siglos, y que sirvió de intercambios culturales y comerciales en la antigüedad.

La bella Venecia debió su esplendor y su gran exquisitez y cultura, a las aguas del Adriático y del Mediterráneo. Sin olvidarse de los fenicios conocedores del Mediterráneo y otros mares de la época, como también, de los griegos y más tarde de los portugueses, españoles, franceses, ingleses y holandeses que llegaron a dominar las aguas de los grandes mares. Los océanos, en su existencia han modificado el curso de la historia. El lago Titicaca en Bolivia y Perú, donde los Aimaras viven y tienen una relación muy intima con esas aguas que están situadas a 3.810 m de altitud.

El agua jugó un papel muy trascendente en Roma, llamada “la ciudad del agua”, y fueron muy conocidos los baños públicos, como en la actualidad, en Francia, las aguas de termales de Vichy, y como también, las aguas sagradas en Lourdes.

El agua pura es incolora, inodora e insípida; líquido muy poco valorado, pero, que bien nos cae un vaso con agua cuando tenemos sed.

El agua tiene la particularidad de encontrarse en los tres estados: líquida (mares, ríos, lagos y lluvia) sólida (en los glaciares y altas montañas) y gas (vapor de agua, niebla).

El agua es un producto que tenemos que cuidar, sin el agua no hay vida. Hay países que tienen poca agua y se comenta que habrá grandes conflictos bélicos por el agua dulce. A veces, le han cambiado su curso, talamos y quemamos los árboles que están en las cabeceras y de repente secamos los ríos. Podemos aprender con ella para sacarle una enseñanza en la vida.

¿Pero qué nos puede enseñar, aparte de lo vital para nosotros en nuestra vida, en los animales y plantas?

Nos enseña que ella se adecua a todo los recipientes, sean triangulares, cilíndricos, o de vidrio o metal, plástico o aluminio. Cuando se le presenta un obstáculo busca la manera de darle vuelta, o espera tener mayor cantidad para seguir adelante, nadie la detiene, busca la manera de seguir su curso. Ese es el aprendizaje; vencer los obstáculos… y tenemos que quererla y protegerla.

También el hombre ha hecho las represas para tener agua suficiente para controlarla mejor. Sin embargo, de esa manera, alteramos los causes de los ríos y secamos los lagos que son reservorios de agua…A través de los años, el hombre ha sabido canalizarla, y ha unido un océano con otro como el Canal de Suez, y el Canal de Panamá.

Como también los motores a vapor que permitieron la revolución industrial, y fue gracias a ella. A veces, no pensamos de la importancia de este preciado, importante y vital líquido.

La desperdiciamos y la botamos, en algunos casos, casi por placer. Contaminamos más y más el agua cada día, destruyendo la vida que hay en ella, infectamos los ríos, lagos y mares y pareciese que no nos hace falta.

Hoy, muchos ríos que están contaminados de inmundicias, de productos químicos y matamos la vida que hay en esa gran corriente de agua… los ríos se secan, y no recapacitamos al respecto. Hay grupos ecologistas que luchan por defender tan considerado líquido.

Algunas civilizaciones como la islámica, la romana, los Hebreos, construyeron puentes y acueductos que datan de la antigüedad, algunos en uso en los actuales momentos y donde el agua fue traída desde lejos.

Hay culturas, que han tenido muy en cuenta su importancia y lo vemos en sus construcciones, en las cuales, siempre estuvo presente el agua, y, sobre todo, hace innumerables años que canalizaron los ríos para la agricultura .y trajeron el agua a las ciudades y se dedicaron a protegerla.

Los árabes crearon grandes espacios con fuentes y lagunas, claro está, eran gente del desierto y sabían su valor, y la importancia del agua. Actualmente, la humanidad en general tiene que reflexionar sobre el problema del agua y me pongo a meditar y a recapacitar… todos nosotros debemos protegerla, amarla porque forma parte de nuestra vida… Hace mucho calor y voy a tomarme un vaso con agua… o como se dice popularmente, un vaso de agua…

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Agua y civilizaciones. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/construccion/agua-civilizaciones.html.