El amianto


   

  El amianto.

Se considera como amianto al conjunto de minerales metamórficos fibrosos constituidos por silicatos de hierro, aluminio, magnesio y calcio. Este designa a un grupo de fibras minerales naturales resistentes al fuego y al esfuerzo. Se utiliza en la industria de la construcción y en la industria automotriz. El amianto posee varias propiedades como son: • Aislantes. • Mecánicas. • Químicas. • Resistencia al calor. • Resistencia a las llamas.

Existen varios tipos de amianto desde la antigüedad hasta nuestro siglo, pero es bueno puntualizar que en nuestros días se utiliza sólo un tipo muy particular de amianto que es el crisotilo, este es el más utilizado en la industria y en la construcción. El crisotilo es el tipo de amianto que produce menos polvo y que se elimina más fácilmente del cuerpo humano que los anfíboles.

El amianto a nivel de la construcción se utiliza para diferentes aplicaciones, por ejemplo: se utiliza para aislar tuberías a través del trenzado, utiliza fibras puras, como aislante para llenar cámaras de aire de techos, paredes y puertas, también canaliza el agua en las tuberías de alta presión de fibrocemento, es útil en placas acústicas, ya que realiza un aislamiento sonoro, se utiliza como protección ignífuga de estructuras metálicas, para aguas residuales, bajantes y depósitos de agua y se utiliza también para placas onduladas de fibrocemento, para techos y cubrimiento de superficies.

Además, existen edificios que contienen amianto en sus estructuras, en este caso se debe de tener suma precaución, es por ello que los inquilinos del edificio como los encargados del mantenimiento deben de saber si la estructura posee o no amianto en sus instalaciones, ya que es fundamental para la salud de ellos, pues este posee una elevada contaminación ambiental que se puede producir al manipular materiales que lo contengan. El amianto se ha dejado de utilizar en muchos países como; Alemania, Italia, Dinamarca, Holanda, Austria, Francia, entre otros, pues este material se ha considerado dañino, ya que este esta clasificado como tóxico y puede causar cáncer. Existen otros países como España, que aun se sigue utilizando pero controladamente, para esto antes de empezar cualquier trabajo con amianto se debe informar a los trabajadores del riesgo y el peligro que le dará a la salud la exposición del amianto.

Además se le deberá de dar información de cómo limpiar el área de trabajo para reducir al mínimo la producción de polvo y de cómo realizar el trabajo para que se minimice la diseminación del amianto, para esto se deberá de usar métodos y herramientas que produzcan el mínimo nivel de polvo. Sustitutos del amianto. Ahora bien, como sustitutivos de las fibras de amianto se han desarrollado productos alternativos como son:

  • Las Fibras minerales artificiales, ejemplo de estas son: las lanas aislantes, como las de vidrio, minerales, de roca y de escoria, y las fibras refractarias, como las cerámicas.
  • Las Fibras orgánicas sintéticas, fibras de carbón y fibras de acero.
  • Las Fibras orgánicas naturales como el yute, el bambú y el esparto.

La sustitución del amianto por otro material debe evaluarse escrupulosamente, pues es un problema la sustitución directa del amianto por otro material. Ya que Cuando se realizan trabajos tanto de demolición como de sustitución a grandes cantidades de amianto puede provocar una exposición a este contaminante generando hasta cierto punto riesgos innecesarios para la salud de los trabajadores. Es recomendable que en vez de sustituirlo se aísle de una manera adecuada. Ahora bien, si se decide por utilizar un sustituto, este tiene que ser mejor que el amianto, este material alternativo debe cumplir una serie de condiciones, estén las cuales sobresales:

  • La fabricación de los productos de los que forma parte debe ser más segura.
  • Su producción debe ser más segura.
  • Los productos deben ser más seguros tanto a nivel de demolición, fuego o destrucción accidental, como cuando sean vertidos como deshechos.
  • Los productos obtenidos han de ser más seguros en su uso ordinario. Por Rocio I. Jiménez.,  para arquitectura y construccion  en Arqhys.com.



Deja un comentario