El capitel


   

Elemento arquitectónico que se coloca en el extremo superior de la columna, para transmitir las cargas que recibe del arco que se apoya en el.

Existe una gran variedad de capiteles, pero el más similar es el que esta formado por:

  • Una moldura que está alrededor del fuste de la columna en la base del capitel,
  • Un astrágalo,
  • Un tambor (cuerpo del capitel) y
  • Un ábaco (sostiene el arranque del arco)

Los capiteles datan desde la antigüedad, los primeros proceden de Egipto, su fachada es latiforme o papiliforme. También aparece en Grecia que estaban formados por dos figuras contrapuestas que entre ellas dejaban un rebajo en el que descansaban el arquitrabe. Se utilizó en la arquitectura medieval, tanto en la gótica como en la románica, asimismo se desarrolló en el oriente y en el occidente: en islámica y bizantina, en esta última logro una mayor estilización, ya que tomó como modelo el corintio.

El capitel se desarrollo masivamente cuando se empleo como elemento importante en las órdenes arquitectónicas clásicas en la arquitectura romana y en la griega. Su diseño se basa en el orden dórico que posee ábaco y equino muy lisos y sencillos, jónico que posee volutas en sus cuatros esquinas, el corintio, tiene el tambor decorado de hojas acanto, el toscazo, que es parecido al dórico y el compuesto que es una combinación del jónico y del corintio.

Las formas del capitel románico era muy variado en forma y en los temas decorativos, fue un instrumento didáctico de primer orden, ya que transmitía las enseñanzas evangélicas del antiguo testamento. El capitel llegó a ser sustituido por simples molduras durante el periodo gótico, ya que este fue perdiendo categoría hasta desaparecer a principio del siglo XV. Ahora bien este se volvió a utilizar en el neoclasicismo y en el renacimiento.




Deja un comentario