Boveda Catalana


   


 Bóveda Catalana.

La Bóveda catalana es también conocida como bóveda tabicada y es una técnica catalana que corresponde al forrado de un espacio mediante bóveda de ladrillos. En este caso los ladrillos son colocados por la cara que constituye el largo o la soga y no por las caras gruesas. La bóveda catalana fue muy popular a partir del siglo XIX cuando comenzó a aplicarse en las naves industriales y en muchas fabricas de la época de la industrialización.

La amplia difusión y utilización de la bóveda fue gracias a los albañiles y a su uso en espacios poco anchos, lo que permitía que no se utilizara cimbra y que se construyera de una manera rápida. Las construcciones urbanas conocidas como casas de cos, son un ejemplo de la utilización de este tipo de bóvedas, además de los techos de plantas bajas de los masias. La forma en que se realizan estas bóvedas es haciendo una hoja con rasilla empleados con yeso en los techos o escaleras y después sobre estas se colocan mas hojas de ladrillos y mortero de cemento, esto hace que se pierda el interés por utilizar la cimbra, debido a que el yeso permite que los ladrillos se sostengan unos con otros. La tercera capa de ladrillo se realiza mediante un doblado de la segunda, pero girando un total de 90 grados la dirección de los ladrillos.

Existe un fenómeno conocido como «abovedamiento espontáneo» el cual es muy usual en los asentamientos de paredes estructurales y permite que aparezca una típica grieta parabólica que establece un arco de descarga por encima del dintel. De una manera similar , la bóveda de cañón, al ceder sus estribos se pone muy frágil y es fácil de romper en una curva alabeada formando en los apoyos unos lunetos espontáneos lo cual muestra pistas concretas de que los esfuerzos se hace, aparte de las directrices, también por las generatrices de la bóveda. La utilización de la bóveda catalana llego a los Estados Unidos de América mediante el traslado de Rafael Gustavino, un arquitecto valenciano muy conocido, quien se traslado a América con su hijo.

Después de haberse provocado el incendio en la ciudad de Chicago del año 1871 , los expertos norteamericanos estaban buscando una manera de construir buenas y seguras edificaciones sin utilizar materiales de incombustion, lo que le dio a oportunidad a Gustavino de realizar las bóvedas catalanas en la Universidad Publica de Boston , para el 1889, esto le dio gran fama al arquitecto por la maravilla que causo en la mayoría de los arquitectos norteamericanos que se preguntaban como estaban apoyadas dichas bóvedas. Equipo arquitectura y construcción de ARQHYS.com.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*