Comprobación de la conexión del gas doméstico


   


Comprobación de la conexión del gas doméstico

Luego de que se efectúa la conexión entre el punto de salida de suministro y el aparato con que se va a consumir, es necesario proceder a comprobar que la conexión de ha realizado adecuadamente, para ello nos cercioramos de que no hayan pérdidas de gas en ninguna parte de la conexión.

Lo primero es evitar que se encienda alguna llama, no importa que tan pequeña sea, aunque hay personas que utilizan este método para encontrar las fugas, pero esto puede ser peligroso. Lo mejor es que se realice un mantenimiento periódico y responsable del sistema de gas domestico. La forma más sencilla de verificar que hay algún escape, se trata de verter un poco de detergente con agua de forma que se produzca espuma, luego esta se aplica hasta que se recubra todo el tubo de conexión, en especial aquellas zonas terminales del mismo, en que se ha realizado el empalmado, en los dispositivos metálicos de la espita y en el aparato de consumo.

Se verifica que los grifos estén cerrados y se abre la espita de suministro, se va observando el comportamiento del líquido según se vaya aplicando. Si existe una fuga, se notara porque en esa área se han de producir. Otra manera es comprar en una de las tiendas una clase de spray que se utiliza como detector de fugas. El líquido es proyectado sobre aquellas zonas en que se asume que hay un escape, si es así aparecerán pequeñas burbujas, si no se producen ningunas burbujas, se procede a retirar todo el liquido.

Cuando se detecta alguna fuga, es necesario primero buscar cual es el motivo del escape, es decir, si la causa es que este mal puesto el encaje del tubo con el terminal metálico, o si es por una grieta que se haya producido de alguna manera. Una de las posibles soluciones es cortar la parte afectada y realizar un empalme, la otra consiste en sustituir la manguera completa para tener una mayor seguridad. Cuando la pérdida se encuentra en el recorrido del tubo, en medio de las conexiones de los extremos, la mejor opción es cambiar el tubo completo y no colocar parches o algo así, ya que esta no es una buena idea.

Otro problema puede ser que el escape no este en los lugares antes mencionados, sino que se haya producido en la misma espita que se encuentra instalada en el extremo del conducto de suministro o también, que se haya producido en el accesorio distribuidor que esta instalado en la entrada de la bombona. El motivo de esto puede ser que el aparato, debido al tiempo de uso, se encuentre defectuoso. De ser así hay que cambiarlo.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario