Principios de diversidad



El principio de diversidad y sus funciones:

En sentido absoluto, diversidad y analogía forman una entidad dialéctica y se generan mutuamente. Es imposible hallar analogía si no existe diversidad ni diversidad si no existe analogía. Un caos incoherente e inclasificable no es diverso, es amorfo. El propio concepto de “forma” es una manifestación de la polaridad existente entre analogía y diversidad.

Lo diverso representa también aquello que escapa a un entorno dado y, por consiguiente, debe ser puerto bajo control o entendido de alguna manera. Así pues, la diversidad puede ser considerada tanto como un ataque frontal a la coherencia o como una aportación a la misma. Se trata, pues, de un problema de equilibrio que ha de solucionar todo creador de imágenes. Evitar la homogeneidad sin caer en lo disperso; generar contraste sin eliminar los detalles; producir riqueza gráfica y funcional sin que la estructura adquiera el aspecto de un laberinto incoherente. Asumir el principio de diversidad, pues, es un reto. Pero sólo a través de este reto han podido crearse los grandes estilos artísticos a lo largo de la historia.

El papel de la cultura en la coherencia de estilos: En uno de sus textos sobre la originalidad, Fernando Pessoa escribió que “en todo poeta debe haber algo que permita descubrir que ha existido Homero”. Una afirmación de este tipo se presta al menos a dos interpretaciones: • La primera de ellas trata sobre la idea de originalidad. En su texto el poeta portugués argumenta que la originalidad es siempre limitada, ya que es imposible partir de cero; querámoslo o no, toda invención se basa en hechos preexistentes. • La segunda se refiere al concepto de la cultura como sucesión ininterrumpida de códigos y aprendizajes. Ambas ponen de manifiesto que la coherencia es una idea tan fuertemente anclada en la cultura, que sin nutrirnos de ésta es posible que no seamos capaces de apreciarla. De aquí que en términos generales entendamos mal ( e incluso al revés ) muchos de los estilos de otras culturas que han llegado hasta nosotros, o que en el devenir histórico de occidente se hayan producido periodos polarizados de absoluta incomprensión acerca de estilos de otras épocas. Dependiendo del punto de vista del observador, una misma obra ha sido admirada por su coherencia, riqueza y adecuación, o tachada de incoherente, pobre e inadecuada. Y aunque el siglo XX ha terminado construyendo el más alto templo a la idea del “todo vale”, lo cierto es que los criterios de coherencia existentes, sobre todo en la plástica, son hoy en día muy difíciles de armonizar. (Articulo enviado por: Lizbeth Maldonado. EMail: gatyacuariana@hotmail.com)

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Principios de diversidad. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/construccion/diversidad-principios.html.