Talleres de mantenimiento


   


Una primera decisión clave es determinar si se usará mantenimiento centralizado, o mantenimiento de área o local.

El mantenimiento de área tiene la ventaja de que ofrece un servicio más rápido y el personal puede conocer mejor las máquinas que debe atender. El mantenimiento centralizado tiene la ventaja de que se aprovechan mejor el personal y el equipo. Una opción consiste en tener al personal de mantenimiento en una estación central, pero contar con instalaciones locales para almacenamiento con cerradura de llave. Por tanto, el personal centralizado puede dejar durante toda la noche sus herramientas y otro equipo, y reportarse directamente al trabajo local en vez de a un área central. Además del área de trabajo, debe haber un área de almacén cerrada.

Se debe tener espacio para: herramientas y equipo de taller; partes de reparación en espera de procesamiento, trabajos entrantes y partes de reparación, anaqueles de acero y madera, manuales e impresos de equipo y almacenamiento de aceite, pintura y solventes. Asimismo se tendrá un lugar para la herramienta especializada; la mayoría de los talleres de mantenimiento tendrán un turno, una fresadora, equipo de soldadura, sierra de banda, sierra de corte y esmerilador de pedestal. Por lo general las áreas para trabajo eléctrico se separan de las áreas mecánicas. Las áreas limpias, como las de electrónica, instrumentos y control de calidad, pueden requerir ventilación especial y/o acondicionamiento de aire. Las áreas sucias, como las de soldadura, se deben aislar. Los servicios generales (aire comprimido, electricidad y agua) se deben diseñar para que se disponga de ellos ampliamente. (Konz, 1991)

CUARTOS PARA CARGA DE BATERÍAS.
Los cuartos para carga de baterías tienen necesidades especiales entre ellas:

  1. Necesidades de ventilación.

  2. Construcción de pisos resistentes a los ácidos.

  3. Instalaciones para lavar y neutralizar electrólitos derramados.

  4. Instalaciones dentro de un radio de 15 pies para lavado rápido de ojos y cuerpo.

  5. Protección contra incendio (como materiales antichispas).

Por lo general, las baterías se sacan del vehículo con grúa (de torre, de aguilón o de puente); otra opción es un carro, por lo general con un cargador mecánico. Al sacar las baterías, se colocan en una estación de carga. Los cargadores empotrados en muro ahorran espacio de piso y reducen la posibilidad de colisión de vehículos. Los cables de batería y cargador deben estar montados en rieles para reducir el daño que los vehículos pueden causar al pasar sobre los cables. Las baterías que requieren poco mantenimiento necesitan un cargador que reduzca la carga inicial (reduzca la corriente con el tiempo) pero que la aumente al final. Si es posible, la carga se debe hacer durante periodos de bajo uso de energía de la planta; se deben evitar especialmente tiempos de carga máxima. (Konz, 1991).

SOLDADURA. Las áreas donde se suelda necesitan mucha ventilación. Si no se usa la ventilación de techo, puede necesitarse que se ubiquen sobre un muro exterior. Estas áreas deben estar bajo presión de aire negativa para que los humos de la soldadura no se dispersen por toda la fábrica; por tanto, no debe haber espacio abierto entre el área de soldadura y el resto de la fábrica. Debido a sus propiedades tóxicas, se deben tomar precauciones especiales de extracción de aire si se sueldan zinc, bronce, berilio, cromo, manganeso o plomo. Las campanas de ventilación deben extraer aire a 100 pies por minuto en la zona de soldadura cuando la campana está a su distancia más alejada del punto de soldadura. “El factor de forma de la campana (relación entre longitud de campana L y su anchura A) debe estar tan cerca de la unidad como sea posible. El ancho óptimo de borde (más allá del cual aumenta poco la velocidad) es igual a A x L. Los bordes ayudan más en la medida en que el factor de forma se aleja de la unidad”. (Fletcher, 1982). El piso puede ser de concreto colado o reforzado y necesita estar completamente libre de humedad. En áreas de soldadura reales el concreto se puede tratar con calor o cubrirlo con un acabado no explosivo. Las áreas no expuestas a metales calientes se pueden cubrir con asbesto vinílico para comodidad de los trabajadores. (Konz, 1991). (Articulo enviado por: Tomas Morel, Universidad de Zulia)

 


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario