Principales tipos de suelos


   


Principales tipos de suelos. A continuación se describen los tipos más frecuentes de depósitos:

a) Gravas Las gravas son acumulaciones sueltas de fragmentos de rocas, que dado su origen presentan aristas con algún grado de desgaste. Como material suelto, suele encontrárseles en los lechos, en las márgenes y en los deltas de los ríos, también en muchas depresiones de terrenos rellenadas por el acarreo de los ríos y en muchos otros lugares a los cuales las gravas han sido retransportadas. Las gravas ocupan grandes extensiones, pero casi siempre se encuentran con una mayor o menor proporción de boleos, cantos rodados, arenas, limos y arcillas. b) Arenas Son materiales cuyo origen es similar a la de las gravas, existiendo en formas como: arena de río, arena de playa, arena volcánica, vidrio volcánico, etc. c) Limos Son suelos de grano fino con poca o ninguna plasticidad, pudiendo ser inorgánicos como los producidos en las canteras u orgánicos como los que suelen encontrarse en los ríos con características plásticas. Su color varía desde gris claro a muy oscuro. d) Arcillas Son materiales químicamente muy activos y mecánicamente muy plásticos al ser mezclados con agua, que suelen contraerse y endurecerse fuertemente al secarse, presentando un agrietamiento prismático.

Al formarse su estructura dentro de un ambiente acuático, pueden llegar a presentar muy altas humedades (hasta 5 o 6 veces más agua que sólidos, en peso), siendo entonces muy blandos y altamente compresibles, contando con muy baja resistencia al esfuerzo cortante. Su estructura posee relaciones de vacíos relativamente grandes y a pesar de ello son materiales muy poco permeables. Una de sus características es que cuando se someten estos suelos a la acción de esfuerzos compresivos, la deformación correspondiente no se presenta de manera instantanea, como en otros materiales, sino que evolucionará con el tiempo.

Otra característica interesante es que cuando se remoldean pierden toda su cohesión, pero esta resistencia perdida la recuperarán parcialmente con el tiempo; este fenómeno se le conoce con el nombre de “tixotropía” y es de naturaleza físico-química. e) Turba Es un material fibroso cuyos componentes pueden ser la materia orgánica empaquetada y mezclada con arcilla. Es un suelo totalmente indeseable para la construcción ya que la descomposición química en estos materiales es muy fuerte, a no ser que reciba algún tipo de tratamiento. f) Caliche Es un material cuyos granos se encuentran parcialmente cementados por carbonatos calcáreos. g) Marga Es una arcilla con carbonato de calcio, más homogenea que el caliche y generalmente muy compacta y de color verdoso claro. h) Loess Son sedimentos eólicos uniformes y cohesivos debido a un cementante de tipo calcáreo.

Su color es generalmente castaño claro. El diámetro de los granos está comprendido entre 0.01 y 0.05 mm. Se distinguen porque presentan agujeros verticales que han sido dejados por raíces muertas. Puede presentar inestabilidad ante una corriente de agua, reconociéndose entonces como un material “colapsable”; si una obra civil se desplanta en el suelo original, ésta sufrirá un asentamiento brusco. Los loess modificados son aquellos suelos que han perdido sus características de loess debido a procesos geológicos secundarios, tales como imersión temporal, erosión y formación de nuevo depósito. i) Diatomeas Las tierras diatomaseas son depósitos de polvo silícico, generalmente de color blanco, compuesto parcial o totalmente por residuos de diatomeas (algas unicelulares microscópicas de color pardo de origen marino o agua dulce cuyo esqueleto presenta características silícicas). j) Gumbo Material arcilloso fino, generalmente libre de arena, que parece cera a la vista.

Al tacto es pegajoso, muy plástico y esponjoso, difícil de trabajar. k) Tepetate Es un material pulverulento, de color café claro o café oscuro, compuesto de arcilla, limo y arena en proporciones variables, con un cementante que puede ser la misma arcilla o el carbonato de calcio. Según sea el componente predominante, el tepetate se suele llamar arcilloso, limoso o arcilloso, o con nombres dobles como arcillo-limoso si predomina la arcilla, limo-arenoso si predomina el limo, areno-limoso si predomina la arena y así sucesivamente. La mayoría de las veces el tepetate debe su origen a la descomposición y alteración, por intemperismo, de cenizas volcánicas basálticas. Pueden encontrarse dentro del tepetate capas o lentes de arena y ceniza basáltica que no tuvieron tiempo de intemperizarse cuando fueron cubiertas por una capa que sí se alteró. También suelen encontrarse lentes de piedra pómez dentro del tepetate. Gracias al colaborador Victor Hugo Jimenez Perez por enviarnos este material.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario